Agricultor Adolfo Ide: “La Reforma Agraria dañó las relaciones interpersonales y terminó con la producción agrícola del país”

615

Hace ya poco más de un año, el Gobierno, a través del Ministerio de Agricultura, inició una campaña de conmemoración de los 50 años de la promulgación de la ley 16.640, cuerpo legal que permitió darle un acelerado impulso a la Reforma Agraria, cuyo origen real fue en 1962, durante el Gobierno de Jorge Alessandri.

La Reforma Agraria culminó a fines de 1973 con un balance lapidario de 5.800 predios expropiados que sumaban en conjunto 10 millones de hectáreas, es decir, casi la totalidad de los terrenos con aptitud agrícola de Chile, a un costo para el Estado de 40 mil millones de dólares, cifra a la cual se debe agregar el descomunal costo patrimonial soportado por los agricultores despojados, estimado en otros 60 mil millones de dólares.

En ese contexto es que Adolfo Ide Richter, agricultor y ex presidente de FEDAGRO relató la experiencia que personalmente debió vivir a causa de la Reforma Agraria y cuando era propietario de 630 hectáreas camino a Puerto Octay en el kilómetro 31, las que fueron expropiadas en su totalidad.

 

Al momento de la expropiación, el campo de Ide había sido destroncado en una extensión de 200 hectáreas para lo cual requirió un crédito CORFO, inversión que se dio por perdida una vez materializada la expropiación acto que sólo tuvo como pago el 5% del avalúo del terreno, equivalente al costo actual de un par de zapatos de dama, recordó el agricultor.

Otra de las experiencias que el afectado recuerda, fue la tensa situación que vivió un vecino al momento de ser expropiado su predio, ocasión en que un grupo de trabajadores intentó ingresar a la fuerza a su hogar.

 

La Declaración Universal de Derechos Humanos señala en su artículo 17 que toda persona tendrá derecho a la propiedad individual y que nadie podrá ser privado arbitrariamente de ésta, algo que de nada sirvió a los afectados que quedaron en la más absoluta indefensión y tuvieron que resignarse a recibir pagarés no reajustables a quince años, que se devaluaron con la inflación.

Adolfo Ide Richter, agricultor y ex presidente de FEDAGRO comentó que ya es hora de olvidarnos de la Reforma Agraria que lo único que consiguió fue confortamientos, dañó las relaciones interpersonales y terminó con la producción agrícola del país.

 

Según un estudio del PhD en Economía e investigador asociado Universidad Católica de Chile, Alberto Valdés, de las 10 millones de hectáreas que contempló la Reforma Agraria, 5.477.514 fueron expropiadas en el periodo de la Unidad Popular -1970 a 1973-, tiempo en el cual la producción agrícola agregada del país cayó un 6,5%, contagiando al área industrial y contribuyendo decisivamente a paralizar la economía.

Este punto que vale la pena poner en contexto, cada vez que se intenta achacar ese nefasto resultado a todos aquellos que fueron despojados de la tierra que trabajaron toda una vida.

Commentarios

commentarios