Banco Central: Economía chilena cayó un 14,1% en el segundo trimestre de 2020

Este martes, el Banco Central publicó el Informe de Cuentas Nacionales, el cual reveló que en el segundo trimestre del año 2020, la actividad económica cayó 14,1% con respecto al mismo período del año anterior.

Según informó el ente emisor, este resultado se vio incidido por la emergencia sanitaria asociada al coronavirus, que influyó en la movilidad de las personas y el normal funcionamiento de establecimientos productivos.

Las actividades mayormente afectadas fueron servicios personales, comercio, transporte, construcción, restaurantes y hoteles, industria manufacturera y servicios empresariales. Desde la perspectiva del gasto, estos efectos se reflejaron en un menor consumo de los hogares y en la inversión.

El trimestre presentó un día hábil menos que el mismo periodo del año anterior, resultando en un efecto calendario igual a -0,1 puntos porcentuales.

Desde la perspectiva del origen, el Banco Central consigna que todas las actividades presentaron caídas con excepción de la minería, los servicios financieros y la administración pública.

Acorde con cifras ajustadas por estacionalidad, el PIB se redujo 13,2% respecto del trimestre anterior, resultado que fue explicado por contracciones en la mayoría de las actividades, siendo servicios personales, construcción, comercio y transporte las de mayor incidencia.

En contraste, minería fue la única actividad con cifras positivas, aunque con un dinamismo menor que el del trimestre anterior. Desde la perspectiva del gasto, la demanda interna determinó el resultado del PIB, anotando una caída de 19,1% (-2,8% en el primer trimestre).

En tanto, compensaron en parte este resultado las exportaciones netas, donde las importaciones registraron una mayor disminución que las exportaciones.

El resultado de la demanda interna fue explicado por el menor consumo, en particular de hogares, y en menor medida, por la caída en la formación bruta de capital fijo (FBCF). El consumo de los hogares presentó una disminución de 22,4%, reflejo principalmente del componente de servicios. Le siguió en incidencia el gasto en bienes no durables y, más atrás, el de durables.

Fuente: Meganoticias

Comenta!