Cardiopatías congénitas: La silenciosa enfermedad que afecta a recién nacidos y niños

Las Cardiopatías congénitas, son la principal causa de muerte en menores de dos años, según cifras de especialistas, en Chile El 1% de los recién nacidos es portador de una Cardiopatía congénita, es decir en nuestro país nacen alrededor de 2000 niños con algún defecto en la estructura de su corazón.

Las Cardiopatías Congénitas principalmente son detectadas antes de nacer, en el proceso de gestación del bebé. Muchas de ellas, logran ser diagnosticadas una vez producido el nacimiento, no obstante, existen casos que tardan varios años en visibilizarse.

Algunas son de carácter leve que no necesitan de cirugía cardíaca, mientras que otras, revisten de mayor gravedad y requieren múltiples intervenciones a corazón abierto. Actualmente, existen cerca de 45 tipos y no hay factores claros que permitan prevenir su ocurrencia, la única manera de mejorar su pronóstico es el diagnóstico y tratamiento precoz.

Respecto a los síntomas de las Cardiopatía congénitas  son variados y pueden ser manifestados al momento de nacer el niño o durante los años siguientes. Existen algunas alertas que deben ser consideradas: Frecuencia cardíaca. Respiración acelerada. Sudoración excesiva. Cansancio y fatiga extrema. Tono azulado en la lengua, especialmente cuando el bebé come o llora. Crecimiento y desarrollo más lento de lo normal.

Las Cardiopatías congénitas son más frecuentes de lo que parecen. Una vez que los padres son informados del diagnosticado de su hijo o hija, los cuidados serán muy importantes sobre todo ante un contexto de pandemia. Para el Dr. Luis Cárdenas, Cardiólogo y Director Departamento de Pediatría y Cardiopatías Congénitas del Adulto de la Sociedad Chilena de Cardiología menciona que “Si bien cada cardiopatía requiere de un cuidado y tratamiento personalizado, los padres de un menor con esta enfermedad deben evitar el contagio de virus respiratorios, incluido el Covid-19. También es necesario evitar la pérdida de peso y contar con un adecuado tratamiento, sobre todo, si los menores están próximos a una cirugía”.

Desde la mirada de los pacientes y en relación a las necesidades de los padres de menores afectados por una cardiopatía congénita, Daniela Chávez, Directora de Comunicaciones de la Fundación Corazones Luchadores, afirma que “Hoy buscamos generar conciencia sobre la dimensión de las Cardiopatías congénitas, nuestros pequeños están creciendo y las tecnologías para sus corazones han ido mejorando, permitiendo aumentar sus expectativas de vida. Sin embargo, la cobertura de ellas en nuestro país es hasta los 15 años, urge denominar las Cardiopatía congénitas como una condición para toda la vida y así poder obtener cobertura para  tratamiento permanente”. El GES solo garantiza los tiempos de atención hasta los 15 años. Luego de ello, los pacientes FONASA son derivados en su totalidad al Instituto del Tórax donde hay una lista de espera mayor a 8 meses. Debido a las dificultades que ha traído el coronavirus se calcula que ahora ya va sobre el año de espera.

 

 

Comenta!