Economía: Una tormenta perfecta

93

En la columna de opinión que cada dos semanas publica el Gremio en la edición dominical del Diario Austral de Osorno, el director ejecutivo de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, Christian Arntz, se refiere al momento actual de nuestra economía, golpeada por la especulación, el escenario de incertidumbre interna, la espera de una águda crisis económica internacional, y las malas decisiones de las autoridades.

Te invitamos a leerla y compartirla en tus redes sociales!

 

Parece ser que el Banco Central, y la economía nacional, están siendo masacrados por el mercado. El precio del dólar subió durante la semana hasta los $1060, a pesar de las medidas de rescate del instituto emisor para tratar de contener la acción de especuladores, que provocan el alza de la moneda norteamericana, y la depreciación constante de nuestro peso.

Para contener esta ola, se requiere un ajuste fiscal, y sobre todo, bajar la incertidumbre política, derivada de un proceso constituyente fallido y una reforma tributaria que no incentiva el crecimiento económico. Pero, a pesar de ser el más “experimentado” de los ministros del Gabinete, Mario Marcel desestimó este camino, y emprendió la discusión del proyecto de ley en el Congreso con el que parece dispararse en los pies propios, y en los de cada uno de los habitantes del país.

Un solo ejemplo: el impuesto a los “super ricos” aceleró que estos se vayan a vivir al extranjero, para no pagar impuesto al patrimonio, equivalente a un 1,8% del patrimonio anual, y que multiplicado por el interés compuesto, significa “nacionalizar” en 20 años la MITAD del patrimonio de estas personas, quienes se llevaran las utilidades de sus empresas al extranjero y las reinvertirán en otros países. Eso hará subir el dólar hoy y en el futuro.

El escenario global tampoco es feliz. Antes de fin de mes, la FED podría subir sus tasas en 100 puntos. Ello puede hundir las Bolsas en todo el mundo, especialmente en Europa. Y con esta medida, podrían quebrar todos sus sistemas de reparto, porque si no suben las tasas de interés, el Euro, que hoy cuesta allá menos que el dólar, seguirá perdiendo valor. Pero si las suben, los europeos no podrán pagar sus enormes deudas.

En Chile, parece que no le va quedando margen al Gobierno, y el Banco Central deberá elevar sorpresivamente y sin aviso la tasa de interés a niveles que detengan el ataque de los especuladores, tal como se hizo en 1998, en plena crisis asiática.

El problema es que eso acarrearía la destrucción de la economía interna, afectando el ya golpeado bolsillo de todos los chilenos, generándose una inflación fuertísima. Los más afectados serían los deudores, en especial los que pagan créditos en UF. Y doblemente afectados serían quienes pagan esos instrumentos con tasas variables en UF.

Todo indica que viviremos durante los próximos 3 años la mayor crisis de nuestras vidas, en la que quienes han ahorrado, y hayan pagado las deudas contraídas en U.F., lograrán sortear la ola de una economía que localmente y también en el exterior, podría colapsar.

¿Qué harán hoy al respecto nuestras autoridades?

Por Christian Arntz MacEvoy
Director Ejecutivo Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno A.G.
Publicada en el diario El Austral de Osorno
Edición del domingo 17 de Julio de 2022

Comenta!