Geógrafo Marcelo Lagos advierte responsabilidad de la población en desastres naturales

Imagen: Revista Enfoque

En entrevista exclusiva con radio Sago Osorno, el profesional nacional y geógrafo, Marcelo Lagos, converso a cerca de como la población chilena reacciona ante los rumores de supuestos terremotos, psicosis que se genera por desconocimiento, pues es sabido que Chile tiene un pasado de grandes terremotos y donde han ocurrido volverán a ocurrir, sobre todo si han trascurrido un largo periodo de tiempo sin que se hallan registrado.

No debiese extrañarnos como chilenos, que se diga que habrá un fuerte sismo en el norte, zona central o sur del país, dijo el geógrafo, pues la amenaza sísmica en Chile es permanente y también inevitable.

 

Sabemos que el planeta Tierra está compuesto por placas tectónicas, y en las zonas de contacto donde estas placas se tocan, se acumula energía que se libera luego como terremotos. Chile se ubica frente a una de las placas más peligrosas, porque los registros así lo indican, allí se generó el terremoto del año 1960 que es el más grande de la historia con registro instrumental, por tal en Chile han ocurrido terremotos sobre 9° y se pueden volver a repetir.

Consultado sobre el estado actual de preparación de Chile para hacer frente a un sismo de gran magnitud, el geógrafo comentó que hemos avanzado y la realidad de hoy día es mucho mejor que la que teníamos antes y para ellos la tecnología ha ayudado mucho, pero es atacando los problemas de fondo que se evitan los desastres, y eso se consigue trabajando en la mala planificación urbana, la mala educación y el descuido del medio ambiente, por ejemplo.

 

El tema de fondo aquí es que los rumores de posibles terremotos en diversos puntos del país, buscan alarmar a la población para generar una respuesta, que suele ser la psicosis, expresó Marcelo Lagos. Lo que es cierto es que estudios de acoplamiento intersísmicos entre las placas de Nazca y Sudamericana indican de que hay una alta probabilidad de que vengan sismos importantes, una realidad que se ajusta a nuestro país, pero que nos recuerda es imposible determinar su ocurrencia.

Commentarios