Gobernador provincial de Osorno aseguró que el foco de su gestión ha sido la pandemia a un año de asumir el cargo.

Fue el pasado 9 de marzo de 2020 que Mario Bello comenzó la gestión como gobernador de la provincia de Osorno en reemplazo de Daniel Lilayú. A solo una semana de que el presidente Sebastián Piñera decretara el estado de excepción constitucional producto de la pandemia el año pasado.

Es por eso que la agenda de trabajo de Bello se ha adaptado a la emergencia sanitaria, según comentó en Primera Hora de Radio Sago. Reuniones constantes con las Fuerzas Armadas y de orden para coordinar las medidas durante las cuarentenas, además de la focalización de ayudas han generado diversas preocupaciones en la gestión.

Mario Bello comentó que existen efectos colaterales de la pandemia en temas como la seguridad pública.

 

Desde este jueves, otras dos comunas de la provincia, San Pablo y Puerto Octay, se sumarán a Osorno y San Juan de la Costa, y retrocederán a cuarentena en el plan Paso a Paso.

Es por eso que los diferentes gremios de trabajadores que se han visto afectados económicamente por estas determinaciones han solicitado ayuda de las autoridades.

Bello comentó las formas en que están trabajando con los afectados.

 

Bello también destacó los avances en la infraestructura del paso fronterizo Cardenal Samoré, en el que se instaló un módulo de Rayos X y un galpón para camiones como parte del desarrollo provincial. En cuanto a obras inconclusas, como el mejoramiento de la Ruta 215 o la construcción del Cesfam Chuyaca en Osorno, aseguró que están haciendo lo posible para solucionar esos problemas.

Comenta!