Mercado del Gas: gerente de Gasco criticó proyecto del Ejecutivo

160

El mercado del gas sigue en el debate público: tras el informe de la Fiscalía Nacional Económica (FNE) que determinó baja competitividad respecto a la distribución del producto, el Ejecutivo envió un proyecto de ley que apunta a revertir el escenario actual. Este domingo el biministro de Minería y Energía, Juan Carlos Jobet, y el gerente general de Gasco, Víctor Turpaud, abordaron los desafíos a futuro, de cara al receso legislativo del próximo febrero y el cambio de administración en marzo.

Turpaud fue tajante respecto a la propuesta de gobierno. En conversación con El Mercurio, señaló: “es un mal proyecto, que sigue al pie de la letra las recomendaciones de un mal informe de la FNE. La Fiscalía no contrastó sus datos con la realidad de lo que ocurre en el mercado. Ese es el error. La iniciativa no va a favorecer a los consumidores, sino que los terminará perjudicando, principalmente por una baja en la calidad del servicio. Más allá de eso, estamos disponibles para participar en la discusión legislativa”

A nombre de las tres grandes empresas, el gerente de Gasco destacó que el proyecto de ley no consideró sus posiciones: “No nos sentimos escuchados y eso hay que decirlo con todas sus letras. Estamos a dos meses de que se termine este Gobierno y a dos semanas del receso legislativo. Queremos seguir reuniéndonos con las autoridades de Gobierno en lo que queda, pero ya especialmente pensando en las autoridades de la futura administración”.

A juicio de Turpaud, la conclusión de la FNE omite la cadena logística. “En el caso particular de Gasco, tenemos un rango de utilidad operacional que fluctúa entre el 5% y el 7%, dependiendo del costo de la materia prima en un determinado momento”, añadió. Además, recordó que las variaciones de precio se deben a influencias internacionales, que es el canal principal de acceso al gas.

“Toda esta discusión se ha generado en un momento en que el precio del gas licuado a nivel internacional ha sido el más alto de los últimos 15 años. Principalmente, Chile es un país importador de gas. Todo el gas licuado que nosotros vendemos se compra en el mercado internacional y, lógicamente, a precios internacionales. Entonces, esta gran alza del precio del gas obviamente que ha impactado a los consumidores. Nosotros hemos tenido que traspasar el alza; es imposible que podamos absorber estos aumentos de materia prima en el producto que compramos, que representa cerca del 45% del precio final del consumidor”, agregó el gerente general.

Como consecuencia del proyecto de ley, vaticina Turpaud, se podrían ver afectados los servicios. “Es una industria en que el producto es similar a un commodity, entonces no queda mucho más que intentar diferenciarse por esta vía. Por ello, cuando dejas de exigir esos estándares, cada distribuidor minorista podrá fijar el estándar que quiere y cumplir con el mínimo de la legislación”, concluyó.

Versión de gobierno

Juan Carlos Jobet, titular de Minería y Energía, conversó con el mismo medio sobre la presentación del gobierno: si bien aseguró que el trabajo de la actual administración en la materia estaba avanzado antes del informe de la FNE, “cuando salió el informe final, ajustamos los últimos detalles y la recepción que recibimos de parte de los parlamentarios de Gobierno y oposición fue muy positiva y transversal en términos de que lo presentásemos lo antes posible. Además, la tramitación da muchos espacios para que los parlamentarios y el Ejecutivo puedan incorporar modificaciones si es que aún no se aprueba al 11 de marzo”, dijo.

A juicio del biministro, el proyecto “es un muy buen proyecto de ley, porque ayudará a aumentar la competencia en beneficio de las personas”. Junto con ello, el diagnóstico histórico era que “en años anteriores se había confiado —quizás excesivamente— en que, como en este mercado no existen monopolios naturales, la competencia podría operar libremente y se iban a resolver todos los problemas”.

Jobet precisó también que la propuesta del ejecutivo regulará “mucho mejor el actuar de los privados y evita eventuales conductas anticompetitivas. De alguna manera, la baja intensidad competitiva precisamente era posible por estos vacíos que detectó la FNE y que ahora estamos corrigiendo”, explicó.

Finalmente, sobre la transición hacia un nuevo mercado, el biministro precisó que “la desintegración en el mercado del gas licuado va a tomar tiempo. Son etapas que están bien definidas, de manera que la estructura del mercado vaya evolucionando hacia el nuevo marco regulatorio en forma ordenada. Las empresas que están integradas tendrán que elegir en qué mercado permanecer”.

Comenta!