Ministro Figueroa defiende adelantar vacaciones de invierno mientras aumenta presión para que se posterguen

760

Entre las medidas que se han implementado para disminuir la propagación del coronavirus, está la suspensión de las clases en todos los colegios y jardines infantiles del país. Por disposición del Ministerio de Educación, esto regirá al menos hasta el 27 de abril y las últimas dos semanas corresponderán a las vacaciones de invierno, las que este año se adelantarán.

Esto último ha levantado críticas en algunos sectores, como el Colegio de Profesores y algunos alcaldes, que están pidiendo a la cartera reconsiderar la medida.

Este miércoles, el ministro de educación, Raúl Figueroa, envió una carta los directores y sostenedores de los establecimientos educacionales, donde agradece a las comunidades escolares por ir “adaptándose a esta nueva situación” y continuado con los aprendizajes a distancia “con todos los desafíos que ésta conlleva”.

En la comunicación también explica y defiende la decisión de adelantar las vacaciones de invierno para abril. Señala que la medida “bajo ninguna circunstancia desconoce el desafío de vivir este periodo de aislamiento social” y que “tiene un mirada profunda inspirada justamente en el bienestar de todo el sistema escolar”.

Agrega que para los padres, alumnos, profesores y directivos “este periodo de aprendizaje remoto ha significado un enorme desafío para el cual hubiéramos deseado más tiempo para adaptarnos, prepararnos y reflexionar” y que “ha sido un debate constante de cuánto estrés emocional puede generar un proceso de aprendizaje en casa y cuán disponibles están las herramientas que lo permiten”.

En ese contexto, afirma que “es entonces, este periodo de vacaciones un tiempo valioso para tomar un respiro y reflexionar sobre lo andado”.

La autoridad también hace ver que “el aprendizaje más importante para nuestros hijos se logra en la sala de clases” y que “si bien, en un año normal el óptimo es contar con periodos de tiempo ordenados de clases, separados por descansos (semestres o trimestres con sus respectivas vacaciones), es también nuestro deber, como responsables de guiar al país en materia educativa, señalar claramente que en las circunstancias actuales es fundamental dar la mayor continuidad posible al proceso presencial de clases, una vez que e´ste sea restaurado”.

También alude a cuándo sería el retorno a las clases presenciales –otro tema que distintos sectores han pedido aplazar–, mencionando que esto será “cuando así lo determine la autoridad sanitaria”.

Colegio de Profesores y alcaldes intensifican llamado a no aplicar medida

Algunos sectores, especialmente el Colegio de Profesores y varios alcaldes, están llamando al Ejecutivo a no aplicar esta medida. En esa línea, el magisterio dio a conocer hoy los resultados de una encuesta que realizaron, en la que –según reportan– participaron más de 204 mil personas –principalmente profesores, apoderados, estudiantes y asistentes de la educación– de establecimientos públicos y privados.

El 94,02% de quienes respondieron la consulta manifestó no estar de acuerdo con adelantar las vacaciones, mientras que el 5,98% dijo apoyar la medida.

La principal razón de las personas para no compartir la decisión del Mineduc es que “es una cuarentena, no vacaciones” (87%). También consideran que “decretar vacaciones aumenta ansiedad y preocupación a las familias” (43%), que “se deben priorizar medidas sanitarias” (38%), que “afectará el ritmo de estudio en casa que costó tomar” (28%) y porque “hablar de vacaciones confunde a la población” (26%).

El presidente del gremio, Mario Aguilar, sostuvo que el resultado “es muy contundente” y llamó al Ministerio de Educación a que “escuche a la ciudadanía, a los profesores, estudiantes y sostenedores”, afirmando que “es muy amplio el desacuerdo con esta decisión, y el ministro y las autoridades deben escuchar”.

“Nadie va a poder tener vacaciones durante una cuarentena, eso es absurdo. Es mucho el trabajo que se ha hecho (al implementar las clases remotas) y, cuando se está comenzando a tener ritmo, viene un corte de dos semanas, afectando todo este procesos que se ha logrado levantar. Es una medida pedagógicamente muy perjudicial y también socialmente, porque da una señal equívoca de que entramos de vacaciones”, argumentó.

En tanto, un grupo de alcaldes, entre ellos el edil de Independencia, Gonzalo Durán, y de Valparaíso, Jorge Sharp, enviaron una carta dirigida al ministerio y al Presidente Sebastián Piñera, donde señalan que “nos parece inadecuada la decisión de anticipar las vacaciones de invierno para la próxima semana, ya que producirá una afectación en los procesos educativos a distancia, cuya implementación no ha estado exenta de dificultades, por lo cual solicitamos revisar esta decisión”.

Los alcaldes también remarcan “la necesidad de postergar el reinicio del año escolar fijado por el Ministerio de Educación para el día 27 de abril”, y afirman que “existiendo una crisis sanitaria derivada del covid-19 en pleno desarrollo, se hace indispensable adoptar a la brevedad una decisión de estas características hasta que las condiciones sean propicias, de lo contrario se expondrá innecesariamente la salud de las comunidades escolares de todo el sistema educacional de nuestro país”.

Los que apoyan adelantar las vacaciones

Pero también hay sectores que respaldan la decisión del ministerio, como la Corporación de Colegios Particulares (Conacep), que señala que “lejos de tratarse de una decisión antojadiza, adelantar las vacaciones tiene varios beneficios desde el punto de vista pedagógico”, siendo el más relevante “contar con más días de clases en aula, una vez que retornemos a los colegios”.

“El aprendizaje presencial en las salas de clases difícilmente puede ser equiparado en efectividad a otros métodos”, señala Hernán Herrera, presidente de la entidad. Dice que por eso “velar por contar con la mayor cantidad de días de clases en aula posible, una vez superada la emergencia sanitaria, debiese ser prioritario”.

Dice que además “el periodo de vacaciones será muy útil para que las comunidades educativas podamos evaluar y retroalimentar las primeras cinco semanas de educación remota”.

“El receso es una muy buena oportunidad de mejora”, sostiene. Desde la agrupación de padres y apoderados “Emblemáticos Unidos”, también apoyan la decisión, pues señalan que es “consistente con la necesidad de la continuidad del aprendizaje cuando volvamos a las clases presenciales”.

Agregan que la educación remota ha sido un gran desafío para las comunidades educativas y que “se hace necesario realizar una retroalimentación de cómo se ha dado (…) algo que podemos aprovechar de realizar durante las semanas de vacaciones, dando además un respiro a las familia””. “(La medida) va en directo beneficio de la continuidad del aprendizaje y de la salud mental de las familias”, afirman.

Fuente: Emol

Imagen: Publimetro

Comenta!