MOP y CChC apuntan a modernizar el Estado tras quiebra de Claro, Vicuña y Valenzuela: “Es un problema estructural”

55

A propósito del anuncio de quiebra de la reconocida empresa constructora Claro, Vicuña y Valenzuela (CVV), uno de los factores que según la firma la obligaron a tomar la decisión ha sido la burocracia de los mandantes públicos para gestionar los pagos.

En el comunicado difundido la semana pasada, la firma acusó de “atraso en el curso de los estados de pago mensuales con su respectivo incumplimiento de la ley de pago a 30 días y retrasos en la tramitación de convenios de pago de obras ejecutadas y por ejecutar. A esto se sumó la no recepción y finiquito de obras terminadas. Con implicancias en retención de estados de pago, así como la no devolución de boletas de garantía”.

Sobre la materia fue consultado esta mañana el titular del Ministerio de Obras Públicas (MOP), Juan Carlos García, quien comentó a Tele13 Radio que, efectivamente, “los sistemas públicos son lentos, porque hay que resguardar el pago”.

En ese contexto, mencionó que se trata de “montos bien significativos, tienen que pasar por Contraloría, tiene que ser completamente transparente, y en un sistema normal, en tiempo normal, eso las empresas lo tienen internalizado en los costos. Pero cuando vienen problemas de liquidez en las empresas, por decisiones que tienen con los contratos públicos, pero también porque han sido muy impactados por decisiones privadas que han tomado, decisiones de compras de suelo de proyectos inmobiliarios que no se han llevado a cabo, alzas de otro tipo, problemas con la banca, y empieza a ser un efecto dominó”.

unto con ello, dijo que “las constructoras se quejan porque es algo que habitualmente pasa en el Estado en que nos demoramos en pagar porque hay que resguardar esos pagos, que son las garantías finales, cuando el contrato está terminado”.

Lo que sí, García descartó que haya mayores retrasos que antes, asegurando que “estamos activando los pagos mucho mejor que antes, es un trabajo que tenemos muy estrecho con la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) desde el mes de marzo”.

Adicionalmente a eso, el secretario de Estado dijo que “en el mes de abril mandaté para que pudiéramos activar un nuevo sistema para los contratos nuevos, algo que existía solamente para muy pocos contratos que tenía el Ministerio de Obras Públicas (MOP), ahora para casi el 90% de los contratos. ¿Qué significa esto? que ahora los contratos van a tener un sistema de reajuste continuo, lo que significa que compartimos los riesgos entre el Estado y el sector privado si suben los materiales, se les paga más, y si bajan, se les paga menos”.

En el mundo de la construcción circulan además críticas respecto de los reglamentos, desde donde señalan que estos serían muy antiguos. Frente a esto, el ministro García dijo “eso lo comparto plenamente, es un problema estructural, pero que justamente estas crisis, si tienen algo positivo, porque pucha que tienen cosas negativas, han sido bien difíciles, y sin minimizar lo negativo, estas crisis nos permiten alinearnos para dar saltos cualitativos importantes para modernizar el Estado y modernizar el sector privado”.

Desde la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), su presidente, Antonio Errázuriz, manifestó a Radio Cooperativa que “dentro de la agenda de productividad lo que nosotros estamos intentando, fundamentalmente, es destrabar uno de los nudos críticos que hay es la dificultad para obtener los pagos con las empresas del Estado, y eso por más que se haya hecho un esfuerzo importante de la ley de pago a 30 días, la verdad es que eso en la práctica no opera con las empresas del Estado”.

En esa línea, aseguró que “venimos hablando hace mucho tiempo de lo que es la modernización del Estado”, pero que con el paso del tiempo “hemos ido creando muchos registros, como acorde a un país desarrollado, y cada uno de esos registros es más burocracia al final del día”.

“Creo que este Gobierno ha hecho mucho a nivel del Ministerio de Obras Públicas en destrabar ese tipo de cosas, pero viene de muchos años esta práctica, y de hecho, hay empresas que ya no le trabajan a este tipo de instituciones del Estado”, acotó.

Tras ello, Errázuriz explicó que pese a que se han hecho esfuerzos por destrabar la situación ello “no es fácil porque esto viene arrastrándose hace muchos años”.

“Una empresa como esta Claro Vicuña Valenzuela quizás uno de los problemas internos es que quizás ha estado muy centrada en un solo organismo del Estado como ha sido el Ministerio de Obras Públicas, como quien dice los huevos no los ha puesto en distinta canastas. Entonces, eso hoy día le pasó la cuenta”, advirtió el titular del gremio de la construcción .

Fuente: Emol

Imagen: https://chileobservador.com/2022/10/21/urgente-constructora-claro-vicuna-valenzuela-pide-la-quiebra-y-dejara-abandonadas-importantes-obras-penquistas/

Comenta!