Niños down de la región de Los Lagos cuentan con nuevo y propio centro de atención 

918

Su gratitud manifestaron las familias de “Síndrome de amor”, fundación que alberga niños y jóvenes con sídrome de down, quienes al alero del Club de Leones de Puerto Montt, entregan distintas terapias que contribuyen a mejorar el desarrollo cognitivo y motriz de más de 50 asistentes, y su felicidad pasa, porque recibieron la concesión de uso gratuito, que les garantiza ocupar dos propiedades de Bienes Nacionales, ex Cema Chile, cuyo documento fue entregado por el propio ministro de la cartera, Julio Isamit.

Elizabeth Biava, presidenta de la fundación manifestó su satisfacción tras recibir la concesión que les permite desarrollar su loable labor en dos inmuebles, donde hoy brindan un servicio a estas familias que necesitaban de un espacio para su desarrollo donde pueden otorgar terapias y entregar alguna alternativa de rehabilitación, indicando que este es el único centro que otorga desde estimulación temprana hasta acompañamiento en la etapa escolar, adultes y adulto mayor, donde reciben y atienden familias de toda la región de Los Lagos.

El centro, único en la región de Los Lagos, espera brindar atención a más de 200 familias, es por esta razón y tras conocer su funcionamiento que el ministro Julio Isamit destacó como ejemplo del buen uso de la propiedad fiscal a esta institución, señalando que hay que destacar y premiar a aquellas instituciones que hacen un buen uso del patrimonio fiscal y el caso de la fundación Síndrome de Amor, que con el apoyo del Club de Leones, lo que hacen es atender niños con síndrome de down, que en la actualidad atienden a 50 niños entre 0 a 32 años, agregando que es un importante apoyo a la comunidad especialmente a las personas que más lo necesitan.

Las autoridades destacan el trabajo realizado por esta fundación, que en poco tiempo han podido iniciar una intervención integral que considera el acompañamiento a las familias en el aprendizaje y también en la rehabilitación y el  inmenso compromiso plasmado en los niños y en sus padres.

 

Comenta!