Productores de fruta piden adaptar el Fogape 2 tras “catástrofe” por lluvias

Como “un fenómeno climático fuera de proporciones, una catástrofe que la fruticultura no había visto antes”, calificó el sector agrícola las lluvias registradas en el país el pasado fin de semana, por lo que será necesaria una ayuda del Estado.

A través de su presidente, Jorge Valenzuela, la Federación de Productores de Fruta de Chile (Fedefruta) detalló que “el cultivo más afectado es la uva de mesa, y estimamos que el 50% de las variedades de media estación, que se estaba por cosechar entre Valparaíso y O’Higgins, se haya partido”.

Esto, agregó, “sin considerar otros daños como la caída de fruta y parrones que no soportaron el peso del agua”.

La gremial apunta a la zona de Malloa, en la Región de O’Higgins, como la “zona cero” de los daños.

Fedefruta explica que “el 40% del volumen de las exportaciones anuales de fruta fresca por parte de Chile corresponden a justamente a envíos de uva de mesa, por lo que estas lluvias pueden generar problemas económicos y de empleo”.

Además hay daños en carozos de la zona central como ciruelas y duraznos conserveros de exportación, como también de arándanos por cosechar de Ñuble hacia el sur.

Los daños en las cosechas, pidió Valenzuela, deben ser vistos “como un tema país a través de soluciones rápidas, como la adaptación del Fogape 2, diseñado como recurso de apoyo durante la pandemia, para los agricultores que reporten daños y compromiso en su sustento por esta crisis”.

Fuente: Cooperativa

Comenta!