SEA The Forest, el innovador sistema que promete detectar incendios forestales antes de que se forme humo

Según datos de Conaf, más de 78 mil hectáreas de terreno han sufrido los estragos de incendios forestales en los últimos doce meses, más del doble en comparación al periodo anterior. La velocidad de reacción ante un incendio es clave para apagar un siniestro a tiempo, y actualmente en Chile se está desarrollando un mecanismo para acortar los minutos de detección de siniestros forestales.

Hasta ahora, el monitoreo se hace principalmente de manera visual a través de cámaras y con personal mirando en torres, ubicadas en lugares estratégicos. También se realizan vigilancias preventivas por vía aérea o satelital, sin embargo, el sistema SEA The Forest propone instalar una serie de sensores que detectan emanaciones que pueden aparecer hasta doce minutos antes que el humo visible.

Este sistema detecta, además del material particulado, las variables de temperatura y humedad que da el contexto de las condiciones de cada bosque”, afirma Leonor Ferrebuz, service line manager de la Unidad Digital de Entel, empresa que impulsó esta iniciativa propuesta por Ángelo Farías y Lucas Zamorano.

El sistema funciona de manera autónoma, configurada con algoritmos que emiten una alerta cuando los niveles de humedad, temperatura, viento o material particulado escapan de los rangos normales. Los sensores son ubicados de forma estratégica en distintos árboles, que determinan si hay una alerta temprana, de acuerdo a las mediciones que registran.

Estos monitores, únicos en Chile, superan incluso a otras tecnologías que funcionan por detección de dióxido de carbono. Esto, porque mientras la última necesita la presencia de humo para encender las alarmas, la concentración de material particulado en el ambiente permite inferir de mejor forma la posible ocurrencia de un incendio antes de que se inicie.

Cómo funciona

La solución está construida por una red de sensores (nodos) inalámbricos de bajo consumo energético y desplegados directamente en los árboles del bosque, los cuales monitorean un espectro de agentes contaminantes que se generan durante los inicios de un incendio, incluso antes de la formación de una plumilla de humo. Estos datos son monitoreados cada 90 segundos y reportados en línea a una estación base, donde son subidos y procesados en la nube con un motor de inteligencia artificial que analiza los datos y es capaz de detectar incendios incluso antes de que sean descubiertos por la detección visual.

Con esta información se gatilla una alerta que es comunicada por mensajes de texto, de voz o correo electrónico, entre otros formatos, dependiendo de la necesidad específica de cada usuario.

Proyecto piloto

El sistema ya fue probado en una primera etapa en el bosque de una empresa forestal en la Región del Bío Bío. Allí, se llegó a detectar un incendio 12 minutos antes que los sistemas actuales de monitoreo, tiempo clave para la acción de brigadistas y otro tipo de acciones.

La zona de 300 hectáreas donde probamos el sistema cuenta con lugares críticos en los que se producen puntos ciegos donde ni las torres ni las cámaras pueden visualizar, dado que estos se encuentran en las laderas de los cerros. Creemos que este avance tecnológico es el futuro en detección y contención temprana de incendios, por lo que su impacto social es altísimo”, señala Cristóbal Urenda, gerente unidad digital de Entel Ocean.

Fuente: La Tercera

Comenta!