Fiscal del caso Ámbar: “Bustamante actuó en su sano juicio y es imputable ante la ley”

Fue el viernes 7 cuando Hugo Bustamante (55) -después de cuatro años libre- volvió a ingresar a una cárcel. Esta vez no fue en el recinto penitenciario de Valparaíso, donde estuvo 11 años tras haber sido condenado por dos homicidios en 2005, sino que lo hizo a la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago. En estos tres días, Bustamante no ha tenido contacto con otros internos. Se encuentra en una celda solo y aislado en el módulo de máxima seguridad.

Hoy será formalizado por el homicidio de Ámbar Cornejo, la joven de 16 años que fue asesinada en Villa Alemana. En la audiencia se develarán detalles de este crimen y se solicitará la prisión preventiva del, hasta ahora, único sospechoso. La detención de Bustamante fue posible luego de que su pareja, Denisse Llanos, madre de Ámbar, testificara ante la PDI y la fiscalía que el imputado le había confesado el crimen.

Desde ese viernes la policía civil y el Ministerio Público no han parado de realizar diligencias. De hecho, ese mismo día se llevó a cabo la audiencia de control de detención en la cual la fiscalía solicitó más tiempo para poder formalizar, en espera de resultados de exámenes que son vitales. Existe la posibilidad de que los cargos contra Bustamante se amplíen. De eso dependen pericias encargadas al SML en que se busca establecer si la víctima fue atacada sexualmente antes de ser asesinada.

Las últimas 72 horas han sido intensas en el Ministerio Público de Valparaíso. La fiscal regional, Claudia Perivancich, ha trabajado todo el fin de semana junto a la fiscal María José Bowen. Saben que tienen en sus manos un caso en el que no pueden fallar y, por lo mismo, cada resultado de una diligencia les permitirá presentar más pruebas contra Bustamante y así dejarlo preso.

Entre las situaciones que deberán enfrentar hoy está una estrategia que ha deslizado la defensa del imputado. El viernes solicitó al tribunal una pericia siquiátrica de Bustamante con miras a alegar una eventual condición mental que lo haga inimputable ante la justicia. Pero esto es descartado de plano por la fiscal Perivancich, quien dijo hoy a La Tercera que “estimamos que el imputado Bustamante actuó completamente en su sano juicio y no es afectado por ninguna circunstancia, ni atenuante ni exculpante, respecto de su condición mental. Él registra condenas anteriores y en todas ellas fue condenado como un sujeto imputable ante la ley”.

En las últimas horas han cobrado relevancia los hallazgos en el sitio del suceso -la casa de la madre de Ámbar y pareja del imputado- que hacen recordar a los investigadores los crímenes del pasado cometidos por Bustamante. En 2005 también enterró a sus víctimas en la tierra. Hace 15 años lo hizo en un tambor de 200 litros que cubrió con agua, cal y yeso. “Hay algunos rasgos muy similares respecto de la conducta por la cual él fue condenado”, afirma Perivancich.

De testigo a imputada

En el equipo policial ha llamado la atención que la fiscalía tenga a la madre de Ámbar en calidad de testigo. Esto debido a que hay sospechas de que ella ocultó por varios días el delito que habría cometido Bustamante, lo cual podría configurar una obstrucción a la investigación o, incluso, configurarse un grado de participación como encubridora.

Al respecto, la fiscal regional de Valparaíso explica que hasta el momento no tienen elementos suficientes como para “entender que ella tiene algún grado de participación punible”, pero advierte que ese escenario podría cambiar: “En este momento tan incipiente de la investigación no lo podemos descartar en forma definitiva”.

Perivancich también se refiere a las críticas al sistema penal que rondan en este caso, en especial al Poder Judicial. Esto debido a que Bustamante, a pesar de haber sido condenado a 27 años por dos homicidios, accedió a la libertad condicional en 2016, luego de que así lo determinara la comisión de libertades condicionales de Valparaíso. “Ahora, con el paso del tiempo es evidente que la decisión que se tomó en ese momento no fue acertada, porque tuvieron lugar estos hechos”. Pese a esto, dice, ningún juez de esa comisión “infringió una normal legal” y la “decisión fue ajustada a derecho”. Lo cierto es que de ser condenado por el crimen de Ámbar Cornejo, afirma la persecutora, nunca más Bustamante tendrá beneficios, pues su apuesta es lograr contra él una pena perpetua.

Fuente: La Tercera

Comenta!