Aumentan ataques de perros asilvestrados al ganado y fauna silvestre en la provincia de Llanquihue

305

Los ataques de perros asilvestrados ya no son aislados. Se han vuelto recurrentes durante los últimos meses, lo que no sólo causa daño a las personas, sino que también al ganado de los predios y a la fauna silvestre de la zona.

Verdaderas jaurías de perros hieren y matan a los animales que se encuentran en los campos. Lo hacen en horarios y momentos difíciles de detectar. Muchos de ellos fueron mascotas, que por falta de alimento y cuidado de sus dueños, se convirtieron en cazadores.

Eduardo Schwerter, presidente de Agrollanquihue A. G. indicó que los ataques al ganado por parte de perros asilvestrados son muy difíciles de  sorprender ya que los agricultores muchas veces encuentran a sus animales muertos o gravemente heridos y maltratados. “Para erradicar este difícil problema hay que comenzar por educar en la tenencia responsable de las mascotas, ya que muchos de los perros asilvestrados fueron mascotas con dueños que los abandonaron; y es ahí donde su instinto animal busca alimentos en los campos, siendo el ganado y la fauna silvestre una presa fácil».

Schwerter dijo que estas jaurías además de atacar al ganado productivo también afectan a pudúes, zorros, liebres, aves y otras especies silvestres que son parte del ecosistema que hay en el sector rural de la región.

Cada ataque de perros causa graves daños económicos a la agricultura pudiendo llegar a ser peor que los daños que produce el abigeato. Helmuth Bollinger, uno de los agricultores recién afectados de la zona de Salto Grande, en Puerto Montt, ha tenido 41 animales heridos en esta temporada, y el 60% ha muerto, el resto se ha logrado recuperar con tratamientos de antibióticos.

“Hay perros que se vuelven silvestres y forman jaurías que por su instinto matan animales para alimentarse. La ley de tenencia responsable no se cumple, porque si todos cuidáramos nuestros perros esto no pasaría. Además, los perros los corretean y los animales desesperados para arrancar rompen los cercos, se hieren, además quedan mordidos.  La última vez murieron seis vaquillas en un solo ataque”, aclaró el agricultor.

Es así como el gremio agrícola ha dispuesto una serie de acciones para seguir concientizando a la población de la gravedad de abandonar a los perros y del daño que pueden causar.

Comenta!