Básquetbol: Gran asistencia a partido solidario organizado por hermanos Patrick y Lino Sáez

330

Más de 1500 personas asistieron al partido benéfico de viejas glorias del básquetbol regional, organizado por la familia de los hermanos Patrick y Lino Sáez.

El nostálgico duelo entre los equipos de Provincial Osorno y Provincial Llanquihue se disputó en el gimnasio Monumental María Gallardo, para ir en ayuda de los canasteros osorninos, que reunieron 20 años después de las finales en que enfrentaron a sus vecinos lacustres, a sus compañeros y amigos en torno a la naranja, con la idea de financiar el costoso tratamiento médico de su hermana Patricia, afectada por un agresivo cáncer.

Lino Sáez contó detalles de la situación que hoy afrontan como familia

Por Osorno, saltaron a la cancha José Ignacio Collao, Erik Carrasco, Carlos Sepúlveda, Renato Vera, Leonel Méndez, Marcelo Hernández, Jorge Soto, Pablo Rodríguez, Rodrigo Zúñiga, Mauro Schenonni, y los hermanos Patrick y Lino Sáez.

Y con la camiseta de Provincial Llanquihue, jugaron el partido solidario Patricio Robles, Francisco Véliz, Patricio Arroyo, Marquis Johnson, Marco Cornez, Carlos Troll, Emilio Paris, Rodrigo Espinoza, Marcelo “Popeye” Ruíz, y Patricio Briones, quien se convirtió en el máximo anotador del partido, con 27 puntos.

Para la historia, el entretenido partido jugado por las “viejas glorias” de los “Toros” y del “Monstruo del Lago”, finalizó 74 a 81 en favor de los lacustres, quienes se llevaron una copa conmemorativa que entregó el alcalde de Osorno, Emeterio Carrillo.

Un emocionado Patrick Sáez agradeció el apoyo recibido para el desarrollo del evento deportivo solidario

La campaña de la familia de los hermanos Patrick y Lino Sáez en favor de su hermana Patricia, no terminó con el partido solidario: de hecho, ya preparan una subasta de las camisetas del juego, y de una serie de poleras históricas del básquetbol chileno, que desarrollarán en las próximas semanas a través de redes sociales.

Ello, sin descartar una revancha del clásico cestero de la nostalgia…

Comenta!