Celos es la hipótesis que cobra más fuerza en macabro crimen de Purranque

Unas pocas líneas en dos planas de un cuaderno universitario que estaba sobre la mesa del comedor del domicilio de calle Circunvalación, contenían los motivos que habrían gatillado el macabro femicidio, parricidio y posterior suicidio del carpintero de 46 años, Santiago Catrilef Flores, en la comuna de Purranque.

Junto a la nota, yacía el cuerpo de quien fuera su mujer de 24 años, Daisy Cabero Cabero, quien perdió la vida a causa de ataques con un hacha en la zona occipital, mientras que en el dormitorio, vistiendo su pijama se encontraba el cuerpo de la hija en común de la pareja, de tan solo siete años de edad, con signos de haber sido asfixiada.

La fiscal jefe de la comuna de Río Negro, Leyla Chahín, entregó detalles de la carta en la que –entre otras cosas- donde explica que mató a su hija para evitar su posterior sufrimiento.

Y es que nada hacía presagiar tan horrendo crimen en la población Jorge Alessandri, en la comuna de Purranque, toda vez que –si bien el hombre fue descrito como una persona celosa- cercanos dan cuenta incluso de un trato particular afectuoso por parte del padre hacia su pequeña hija, con quienes familiares habían compartido la noche anterior.

Pese a los antecedentes existentes, el Ministerio Pública se encuentra en una fase inicial de la investigación de este hecho ocurrido cerca de las 06.00 horas del día de ayer, descubierto a eso de las 16.00 horas por parte familiares que acudieron al domicilio, toda vez que los miembros, no habían dado señales de vida.

 

Commentarios