Colegio de Profesores, principal escollo para volver a clases pese a la evidencia internacional

10 de Junio del 2019/SANTIAGO Presidente del Colegio de Profesores Mario Aguilar, acude a la Comision de Educacion, en la que también esta invitada la Ministra de Educación, por la modificación de los planes de estudio de terceros y cuartos medios FOTO:SEBASTIAN BROGCA/AGENCIAUNO

La incertidumbre en el regreso a clases presenciales es uno de los asuntos que preocupa tanto a estudiantes, apoderados y autoridades del gobierno de manera transversal. Esto, porque por orden del Presidente de la República, desde el 16 de marzo se encuentran suspendidas las actividades escolares con presencia de los estudiantes.

Ya 5 meses han transcurrido desde que la suspensión de las clases, y los efectos adversos para los estudiantes, según la evidencia internacional, inquietan al Ministerio de Educación. La misma ONU advirtió sobre los efectos adversos de una medida de este tipo tan prolongada. El secretario general del organismo, António Guterres, calificó como una «catástrofe generacional» la suspensión de clases presenciales a nivel mundial. «La pandemia de Covid-19 ha provocado la mayor interrupción de la educación», subrayó el martes en un mensaje de Twitter, junto a un video para promocionar la campaña «Salvemos nuestro futuro».

Diferentes publicaciones han apuntado en la misma línea. The Economist, por ejemplo, menciona que los niños están aprendiendo menos y olvidando los hábitos de estudio. «Los niños que no asisten a la escuela tienen más probabilidades de sufrir abusos, desnutrición y mala salud mental», señalan en la publicación de mediados de julio. Agrega el medio: «La educación es el camino más seguro para salir de la pobreza. Privar a los niños de ella los condenará a vidas más pobres, más cortas y menos satisfactorias». Y advierte que todo retorno debe hacerse de maner segura, para bajar el riesgo de contagios

En una lógica similar, y debido a la disminución de nuevos casos de covid-19 en Chile, desde el Ministerio de Educación están trabajando en un plan para que los establecimientos puedan regresar a las actividades de manera presencial. En paralelo, el Ministerio de Salud, elaboró un decreto en que se levanta la suspensión de clases en comunas que se encuentren en fase 4 del plan «Paso a Paso». Además, 30 establecimientos educacionales de las regiones de Aysén, Los Ríos y La Araucanía ya están solicitando al ministerio permiso para el retorno.

En este contexto, el titular de Educación, Raúl Figueroa, está concentrado en un plan gradual de retorno cuando se den las condiciones, dependiendo de cada lugar. «En la medida que se pueda van entrando de a poco, por niveles (…) la flexibilidad es la respuesta más efectiva para poder implementar estos planes de retorno», dijo el secretario de Estado el domingo en Mesa Central de T13. En la ocasión, entregó una preocupante cifra: este año, 80 mil niños y jóvenes van a abandonar el sistema escolar como consecuencia de la pandemia y la prolongada suspensión de clases. Es un drama de la deserción escolar, esta cifra no se había dado en los últimos 10 o 15 años».

También sobre la mesa existe un informe de Unicef que señala que los cierres prolongados «interrumpen servicios esenciales que prestan las escuelas, como la vacunación, la alimentación escolar, el apoyo a la salud mental y la orientación psicosocial». También pueden generar «estrés y ansiedad debido a la pérdida de la interacción con los compañeros y a la alteración de las rutinas».

Sin embargo, el Colegio de Profesores sigue en la vereda contraria. Desde que el tema de empezar a retornar a clases comenzó a tomar forma por la mejoría de los números de la crisis sanitaria, el Colegio de Profesores se ha manifestado rotundamente en contra de la idea, «sin ánimo de ni siquiera discutirlo», según cuentan en el oficialismo. Su presidente, Mario Aguilar, a través de redes sociales, como en los medios de comunicación, ha expresado su postura.

De hecho, esta semana, el gremio comenzó a difundir una campaña justamente en la línea del no regreso al aula. Apuntan que mientras no sea seguro regresar, los niños no debieran volver. Respecto a este punto, del ministerio de Educación plantean que siempre se hará de la manera más segura. Y plantean el punto que  «nadie va a poder garantizar que nadie se va a enfermar, eso es una realidad. Entonces si la condición es que cuando nadie se enferme, eso es lo mismo que decir no se puede volver nunca a clase». Agregan fuentes del Mineduc que esto muestra que el tema es «absolutamente político», no ven otra razón que no sea «desestabilizar al gobierno» al no querer volver a cierta normalidad.

Quienes conocen este proceso, donde el Colegio de Profesores ha sido más que nada «un escollo» señalan que a los dirigentes les «incomoda que los colegios quieran moverse para abrir». Ponen como ejemplo que  «basta que un colegio diga que quiera abrir para que se les vayan encima… En Aysén pasó, uno quería abrir entonces hicieron un cacerolazo» dicen.

Meses de paralizaciones… antes de la pandemia

El 2 junio del año pasado, dirigentes nacionales del magisterio anunciaron «desde mañana 3 de junio comienza el Paro Nacional de carácter indefinido». En aquella instancia, Mario Aguilera dijo que «nosotros no estamos pidiendo reajuste de salarios, sino que estamos pidiendo mejoras en las condiciones de trabajo y, sobre todo, atención a la Educación Pública, que se está cayendo a pedazos».

A raíz de este paro nacional, el sistema perdió un mes y medio de clases. Posteriormente, con el estallido del 18 de octubre, el Colegio de Profesores se volvió a paralizar. Desde aquel momento, forman parte de la Mesa de Unidad Social, la que llegó a pedir la renuncia al Presidente Sebastián Piñera.

El 18 de noviembre, a través de su página web el gremio planteó que «Un Paro Nacional del Sector Público, una gran concentración por NO + AFP, un súper cacerolazo nacional, un Boicot al Simce, una Marcha desde Placilla al Parlamento en Valparaíso, una nueva gran manifestación en la Plaza de la Dignidad son las convocatorias nacionales que hace Unidad Social justo a un mes del inicio de las movilizaciones en todo Chile, que no se detienen y desbordan plazas y avenidas».

La experiencia internacional

En el mundo, el regreso a clases ha sido abordado por cada país de manera diferente, demostrando que sí es posible un retorno seguro con ciertos estándares sanitarios. Dinamarca se convirtió en el primer país occidental en reabrir escuelas el 15 de abril.

En Alemania, se comenzó a implementar la vuelta a los establecimientos desde la semana pasada, «de forma escalonada y por territorios». Respecto a Gran Bretaña, el Primer Ministros Boris Johnson señaló que para él es prioritario el retorno. «En septiembre lo harán los de Inglaterra y Gales, a finales de agosto los de Irlanda del Norte y en estos días están volviendo al colegio los alumnos de Escocia», consigna «El País».

En el caso de Francia, los alumnos volverán el 1 de septiembre, y con menos restricciones que las ocupadas en mayo, cuando ya intentaron retomar clases presenciales. Por ejemplo, no hay distanciamiento físico en exteriores, y mascarilla obligatoria para mayores de 11 años.

Pero esto no solo está ocurriendo en Europa. En Argentina, a pesar de tener una positividad de los PCR mucho mayor a la de Chile, la Provincia de San Juan regresó este lunes a clases. Según el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, “la mayoría de los padres y madres de los y las estudiantes hacen trabajos rurales durante jornadas muy extensas”, por lo que la vuelta a las aulas “será muy significativa desde lo educativo y lo social”.

Fuente: El Líbero

Comenta!