Columna Opinión: Perros asilvestrados y errantes: ¿quién se hace cargo?

268

Por: Christian Arntz Mac-Evoy. Presidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera, SAGO AG.

Por supuesto que estamos de acuerdo con la tenencia responsable, pero, ¿quién se hace cargo ¡ahora! de los daños que genera la muerte de miles de animales silvestres, ovejas, vacunos y ciervos en nuestra zona?

De manera insistente hemos tratado de sensibilizar, tanto a las autoridades como comunidad en general, respecto de los graves problemas asociados a los perros asilvestrados y errantes sin dueño, responsables de la muerte de miles de animales, tanto silvestres como destinados a la producción, además de la propagación de enfermedades en nuestros campos.

Al fenómeno antes descrito, se ha ido sumando en los últimos años las verdaderas hordas de liebreros que bajo la excusa de una casa de estos pequeños animales, se internan sin permisos en los campos con sus perros de caza, los que persiguen a todos los animales que encuentran, provocando la destrucción de cercos y daños mayores, contaminando además las praderas de predios que cumplen con las exigentes normas del Servicio Agrícola y Ganadero, SAG. Para qué ahondar en las legítimas dudas que nos asisten respecto de la directa vinculación entre hechos delictivos mayores y este “deporte” de internarse con animales y armas en nuestros predios, sin permiso de nadie, en una verdadera ley de la selva.

Tanto los perros asilvestrados, como de caza sin regulación y errantes sin dueño, son una especie invasora que causa graves daños en los campos y áreas protegidas. Es por ello que la falsa conciencia que promueven los autodenominados animalistas atenta contra las soluciones de fondo: por supuesto que estamos de acuerdo con la tenencia responsable, pero, ¿quién se hace cargo ¡ahora! de los daños que genera la muerte de miles de animales silvestres, ovejas, vacunos y ciervos en nuestra zona? Si asumen una férrea defensa, entonces quizás también puedan asumir los costos que dejan la acción de sus “defendidos”. Podrían avisarnos para enviarles las facturas por los daños…

Es justamente este debate de poca altura el que ha impedido incluso que se cumplan compromisos básicos como la articulación de la mesa de análisis de esta problemática, propuesta en su minuto por el ministro de Agricultura Carlos Furche.

El lunes, Agustín Iriarte, zoólogo y director de la Consultora Flora y Fauna Chile, declaró que “la única solución para controlar a los perros asilvestrados es matarlos, y a los animalistas que protestan yo les digo: ‘decidan, vida silvestre o perros’ “. Esta visión descarnada del problema puede ser un buen punto de partida para abordar de una vez la reposición del decreto del SAG que en 2015 permitía la caza de perros asilvestrados, pero no se pudo aplicar por los supuestos “defensores” de la vida animal.

Commentarios

commentarios