Comienza venta de acciones de Campos Australes

591

A las 18 horas del próximo 28 de junio, en el Recinto SAGO, se realizará la reunión abierta a productores que quieran adquirir acciones de Campos Australes, la nueva empresa que reunirá a lecheros de las regiones de Los Ríos y de Los Lagos, en un proyecto orientado al procesamiento, como forma de mejorar su posición en el mercado. Ya el gerente general fue contratado, que era uno de los pasos que faltaban y su nombre será comunicado oficialmente ese día a los productores.

El proyecto comenzó en septiembre de 2016, en medio de la crisis de rentabilidad del sector, como una idea de proyecto de asociación entre productores de leche de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno y Manuka, la empresa de productores neozelandeses radicados en Chile, que ahora acogerá el apoyo de los lecheros de las zonas señaladas.

El proceso de venta de acciones corresponde a la primera parte de la iniciativa que se encuentra en fase de construcción de su plan de negocios, a partir del cual se evaluarán las distintas alternativas para la elaboración de productos y comercialización, etapa que deberá estar culminada a fines de 2017, destaca el presidente de Campos Australes, Harold Brethauer.

En el año de su centenario, la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno Asociación Gremial, SAGO AG, tomó la determinación de reconectarse con más fuerza con sus valores fundantes, generados por aquellos visionarios productores que se unieron para marcar el desarrollo de este territorio, desde 1917 en adelante.

La Declaración de Principios de SAGO AG es categórica respecto del rol del gremio en materia de emprendimiento, al establecer que, unidos, deben “fomentar la iniciativa particular, activando al mercado de los productos en el país y en el extranjero, organizando la compra y venta de toda clase de productos y artefactos agrícolas”.

Lo anterior no se quedó sólo en las palabras. Múltiples fueron los emprendimientos asociativos al alero del gremio, desde la creación de su sección Comercial en adelante. En materia lechera, por ejemplo, en el año 1930 SAGO creó los estatutos de la Cooperativa Agrícola y Lechera de Osorno, CALO, dando inicio a la primera iniciativa de integración vertical que vio la luz en el año 1943, con Max Nusser como presidente, al mismo tiempo que encabezaba el gremio. Este ejemplo, pavimentó el camino luego para la creación de CAFRA y más tarde COLUN, cooperativa que nos enorgullece hoy, al alzarse como la marca más conocida de Chile, según la última encuesta Cadem.

CALO fue la prueba de la perseverancia de los socios para la consecución de objetivos trascendentes, tal como lo fue también la creación en 1944 del Matadero Modelo Municipal –hoy Firgosorno-, al alero de SAGO, el municipio y el Ministerio de Economía.

Es este ejemplo de los fundadores y de los próceres que dieron orgullo a la zona en aquellas décadas, el que ha inspirado al gremio para dar vida a fines de 2016, al proyecto de integración vertical orientado al procesamiento de leche, Campos Australes, cuyo éxito será posible con el esfuerzo de todos los productores.

Campos Australes es una necesidad y, al mismo tiempo, SAGO AG está convencida de que constituye una muy buena alternativa de negocio para los productores lecheros. En una columna de opinión de diciembre de 2016, el vicepresidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno y presidente de Campos Australes, Harold Brethauer, planteó que si bien es cierto han existido fracasos en intentos recientes de este tipo, hoy tenemos todo para que los resultados sean distintos. “Nuestra determinación proviene de la profunda convicción de que nadie vendrá a resolver nuestros problemas (y mucho menos lo hará el Estado), sino somos capaces de hacerlo nosotros primero, como lo demostraron nuestros fundadores. También hay que entender que la industria no se debe a sus proveedores, sino a sus dueños y es por esto que la única forma de tener una industria comprometida con el resto de la cadena, es a través de la participación de ésta en la propiedad y en la toma de decisiones”.

Revista Campo El Mercurio

Commentarios

commentarios