Delegación Llanquihue del Colegio de Arquitectos lidera proyecto para intervenir espacios propensos a delitos en Puerto Varas

90

“Transformando la Ciudad: La importancia del diseño en los espacios públicos para prevenir el delito” se llama el proyecto piloto que lidera la Delegación Zonal de Llanquihue del Colegio de Arquitectos, en el cual se ha desarrollado un trabajo en conjunto con carabineros de la Primera Comisaría de Puerto Varas, liderados por la Capitán Bárbara Muñoz, y Dirección de Seguridad Municipal de Puerto Varas, para evaluar los espacios públicos que hoy son propensos al delito en la ciudad, analizando sus características espaciales de flujo, luminaria, y aspectos contenidos en metodologías internacionales de prevención del crimen a través del diseño ambiental o situacional.

Al respecto, el arquitecto Sebastián Bruna, miembro de la Delegación Zonal de Llanquihue del Colegio de Arquitectos y quien trabaja en este piloto comenta  “en las ciudades, la seguridad de sus habitantes es una prioridad. Pero ¿Cómo podemos mejorar la seguridad urbana de manera efectiva, sostenible y armónica?. Es importante comprender que el diseño urbano puede influir en la seguridad de una zona. Cuando las áreas públicas son oscuras, confusas y poco transitadas, se convierten en refugios ideales para actividades delictivas, en estos casos se hace necesaria la modificación de estos espacios, a través de una buena iluminación, con visibilidad adecuada y un diseño accesible, que disuaden la delincuencia”.

“Además, la creación de espacios públicos atractivos y funcionales fomenta la apropiación ciudadana. Cuando las personas se sienten cómodas y seguras en su entorno, son más propensas a participar en actividades sociales y comunitarias. Esto fortalece el tejido social, ya que los vecinos se conocen mejor y están más dispuestos a colaborar en la prevención del delito. Un parque bien cuidado, por ejemplo, puede convertirse en un punto de encuentro para la comunidad”.

“La movilidad urbana también desempeña un papel crucial en la seguridad. La disponibilidad de transporte público, aceras amplias y zonas peatonales bien diseñadas permite que las personas se desplacen de manera segura por la ciudad. Cuando los ciudadanos pueden moverse fácilmente, se reduce la necesidad de caminar por áreas peligrosas, disminuyendo así las oportunidades para el delito”.

“Ha sido clave el formar un piloto de trabajo entre sociedad civil, carabineros y la  municipalidad, donde el Colegio de Arquitectos aportó con el trabajo voluntario de 3 profesionales en el diagnóstico de estos espacios en base a la información geográfica y social levantada por el equipo técnico de Carabineros. Este diagnóstico está en su etapa final y se le entregara como insumo al Alcalde”.

Cabe señalar que se han llevado a cabo 5 sesiones de trabajo donde desde el Colegio de Arquitectos participan Sebastián Bruna, José Tomás Infante y Diego Arroyo; desde la Primera Comisaría  participan la Capitán Barbara Muñoz, Paolo Garabito – Analista Social yAlejandra Fuentes – Analista Territorial.

Comenta!