Estrategias de gobernabilidad, DDHH y crisis en La Araucanía marcan debate de Chile Vamos

El debate de este lunes fue el segundo y último cara a cara televisivo entre los cuatro precandidatos de Chile Vamos – Ignacio Briones (Evópoli), Mario Desbordes (RN-PRI), Joaquín Lavín (UDI) y Sebastián Sichel (independiente) – antes de las elecciones primarias del próximo domingo 18 de julio, que definirán a la carta presidencial del sector.

Cuatro temas marcaron el evento organizado por Canal 13, TVN, CHV/CNN y Mega: las violaciones a los derechos humanos durante las protestas que estallaron en el país en octubre de 2019; gobernabilidad; medio ambiente; y agenda valórica y de género.

COINCIDEN EN QUE HUBO VIOLACIONES A LOS DDHH, PERO ASEGURAN QUE NO FUERON SISTEMÁTICOS

Con respecto al primer ítem, los abanderados fueron interpelados sobre el papel que cada uno de ellos protagonizó durante el estallido social y consultados si fueron «cómplices pasivos» de los abusos y la violencia policial cometidos por agentes de seguridad.

Desbordes, quien al comienzo de las protestas ejercía como diputado y posteriormente, entre julio y diciembre de 2020, fue ministro de Defensa del Presidente Sebastián Piñera, aseveró que «dentro de la búsqueda de acuerdos siempre estuvo sobre la mesa el que no hubiese violación a los derechos humanos», al tiempo que afirmó que «las instituciones jamás tuvieron una disposición como tales de cometer violaciones a los derechos humanos» y, por lo tanto, «no hay violaciones sistemáticas».

Mientras, Lavín defendió que su papel después del 18 de octubre de 2019, como alcalde de Las Condes, fue enfocarse en «tratar de defender a las pymes y al comercio de la comuna de los ataques de los vándalos», y dijo que «sí hubo violaciones a los DD.HH., pero no es una violación sistemática».

Sichel, en tanto, aseguró que como Gobierno, habiendo sido ministro de Desarrollo Social y Familia desde junio de 2020, «lo que hicimos fue pedir a organismos internacionales que vinieran a Chile». «Me duele que se violen los DD.HH. en Chile», aseguró, pero subrayó que «lo que tenemos que hacer hoy día es dejar que los tribunales de justicia determinen las responsabilidades. La opinología tiene que ver con que muchos hoy están opinando respecto de algo que les corresponde a los tribunales determinar».

Ministro de Hacienda desde el 28 de octubre de 2019, 10 días después del estallido de la crisis social, Briones señaló que «en el comité político siempre se discutió ese tema. Hay que reconocer que hubo casos de atropellos, fallaron los protocolos». No obstante, coincidió con lo planteado por sus competidores: «Hubo casos de atropellos, pero no hay una política de violación sistémica de los DD.HH. Ese es un insulto, una falta de respeto, para aquellos chilenos y chilenas que sí en nuestra historia vivieron una política de violación sistémica de los DD.HH., un concepto que la izquierda extrema ha buscado instalar políticamente».

Cuando se los periodistas pidieron levantar la mano a quiénes cerrarían el penal Punta Peuco, el primero en hacerlo fue Briones. Luego llegó Sichel, aunque acotó que lo «transformaría». No hubo declaración de Lavín y Desbordes dijo un rotundo «no, porque no hay razones técnicas para hacerlo».

LA ARAUCANÍA: ¿FRACASÓ EL GOBIERNO?

«Sin duda fracasó. En La Araucanía no hay Estado de derecho», dijo Lavín ante la pregunta de si falló el Gobierno en la región sureña, el epicentro del llamado «conflicto mapuche».

«Hay personas que hablan de actos de sabotaje: ¿qué son? Actos terroristas, hay grupos armados que hacen que montones de familias se sientan en ciertos sectores de la región absolutamente indefensas», señaló el UDI, quien exhibió un pantallazo de la «guardia armada» que custodió el féretro del miembro de la CAM Pablo Marchant -baleado por Carabineros el viernes durante un procedimiento por un atentado incendiario- durante su velatorio en la comuna de Lumaco.

Briones, por su parte, sostuvo que «el Estado ha fracasado, y han fracasado todos los gobiernos, porque el mandato es asegurar paz social y eso no ha ocurrido».

Desbordes, en tanto, afirmó que «por supuesto que las fallas son evidentes». «Tenemos 100 temas pendientes con los pueblos originarios aún por cumplir, y eso alimenta el discurso de los grupos más violentos, que te dicen ‘si no tomas las armas no vas a lograr nada’. «Aquí la única solución es con el fierro en la mano, porque de lo contrario, es solo una firma en un papel que no sirve de nada», complementó.

Mientras, Sichel argumentó que «hemos fracasado como clase política, incluso al mundo de izquierda con el que compartí yo siendo una persona de centro»; llamó a condenar el terrorismo porque, de lo contario, «el Estado de Derecho va a temblar»; y aseveró que «el Estado debe proteger a sus ciudadanos con todas las herramientas de la ley, incluyendo el Estado de Sitio si es necesario».

MEDIO AMBIENTE

Consultado sobre las denominadas «zonas de sacrificio», Lavín planteó que «tiene que haber un fondo de compensación» y, respecto a la crisis hídrica, sugirió que «el agua debe ser un bien nacional de uso público».

En cuanto al manejo del recurso hídrico, Desbordes defendió su intención de instalar plantas desalinizadoras, recalcando que debe ser «un compromiso del Estado de Chile» y «no concesionar».

Briones puso el énfasis en los «impuestos verdes»: «Las nuevas generaciones están dispuestas a pagar más por economías sustentables, por producción verde, y no hay ninguna contradicción en aquello», dijo. De igual forma, arguyó que «el agua es un bien nacional de uso público».

Sichel, por su parte, advirtió que «tenemos que acelerar el proceso en Chile de enfrentar el cambio climático y me duele que al 2025 no podamos cumplir la meta» de cerrar el 100 por ciento de las centrales de carbón; y se mostró de acuerdo con que las montañas se establezcan como Bien Nacional de Uso Público, al igual que las playas.

DEL ABORTO AL MATRIMONIO HOMOSEXUAL 

Consultado por el tema migratorio, Desbordes aseguró que «Chile como país ya no tiene capacidad de recibir gente». Sobre el caso de expulsiones de inmigrantes que entraron por pasos ilegales, manifestó su respaldo a que permanezcan en nuestro país en casos de «integración familiar».

Por su parte, Lavín sostuvo que la diferencia entre el matrimonio y el Acuerdo de Unión Civil (AUC) «no es una discriminación». Además, descartó estar imponiendo su visión católica: «Si soy presidente en un contexto de un Estado laico, obviamente voy a aceptar lo que el Congreso decida y desde mi punto de vista las uniones del mismo sexo deben tener el mismo nivel de protección que el Estado da al matrimonio, por tanto el AUC también debería tener el derecho a adopción», agregó.

Respecto del aborto, Briones afirmó que en esa materia hay «dos bienes en juego»: «La propiedad del cuerpo de la mujer, el derecho que ella tiene sobre este, y la protección del ser humano que está por nacer. En todos los países del mundo estos bienes se ponen en la balanza, por eso en ningún país del mundo el aborto es libre, libre, de llegar a los últimos meses de gestación», planteó, acotando que, de ser electo presidente y aprobarse un proyecto de ley de aborto libre, no lo vetaría.

Fuente: Cooperativa

Comenta!