Experta entrega recomendaciones para adaptarse al cambio de hora

Esta noche, cuando el reloj marque las 00:00 horas, se deberán atrasar los relojes una hora, volviendo al horario oficial UTC -4, lo que regirá hasta el próximo sábado 4 de septiembre, cuando concluya el horario de invierno.

“Este régimen horario viene motivado por la evidencia de los últimos años, en los que se ha podido apreciar que el amanecer ocurría después de las 08:00 am durante una importante cantidad de días a lo largo del país. Esto es relevante, porque está demostrado que tener luz natural en las mañanas es muy importante para el bienestar de adultos y niños”, explicó el seremi de Energía Los Lagos, Rodrigo Barahona.

Desde la Asociación Chilena de Seguridad, ACHS, entregaron recomendaciones para adaptarse a este cambio en cuarentena, ya que, según explicaron, el organismo puede experimentar algunos trastornos relacionados con la exposición a la luz.

Según la Dra. Paulina Chávez, neuróloga y médico jefe especialidad neurología del Hospital del Trabajador ACHS, al retrasarse una hora anochece más temprano, lo que lleva a que el organismo comience a liberar melatonina antes, una hormona que facilita el sueño. Por lo tanto, la persona se sentirá con más sueño a una hora que debería estar más activo, razón por la cual es esperable una mayor sensación de cansancio.

“El cambio de horario hará que tengamos más luz matinal y menos en la tarde por lo que algunas personas podrían notar cambios en los horarios de sueño y vigilia al menos los primeros 3 días. Además, podrían aparecer síntomas como malestar abdominal, falta de concentración, baja de ánimo y cambios de apetito” agrega la experta.

Aunque el cambio de horario es seguro para la población, el hecho de estar en pandemia y con medidas restrictivas puede retrasar la adecuación a los tiempos de las rutinas.

Es por eso que la Dra. Chávez recomienda una serie de medidas para no sufrir con el cambio:

  • Tener una rutina de las actividades del día lo más organizado posible. Tener establecido la hora del despertar y la hora del sueño. Esto sobre todo en las personas que están en confinamiento, evitar estar en pijamas todo el día, por ejemplo.
  • Evitar las siestas en el día. 
  • Limitar el uso de pantallas en la noche, es aconsejable desconectarse de ellas al menos 1 hora antes de dormir debido a que la luz artificial también desencadena insomnio. 
  • Cenar temprano, al menos 2 horas antes de dormir.
  • Realizar ejercicios idealmente en la mañana.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco especialmente en las noches.
  • Poner especial atención en adultos mayores y en los niños, ya que a ellos les cuesta más adaptarse al cambio de las rutinas. 
  • En confinamiento es importante la exposición al sol al menos una hora al día.
  • Dejar el dormitorio donde está la cama solo como un lugar de descanso.
  • Evitar consumir en exceso bebidas con cafeína o energizantes.
Comenta!