Expertos advierten serios riesgos ambientales por la recuperación económica mundial a costa del carbón

Se prevé que las emisiones globales de dióxido de carbono aumenten peligrosamente este año a medida que la economía mundial se recupera enormemente.

En un nuevo informe, la Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que las emisiones de carbono derivadas del consumo de energía están en camino de aumentar en 1.500 millones de toneladas en 2021, ya que el consumo de carbón pesado en Asia, y en China en particular, supera el rápido crecimiento de las fuentes renovables.

Ese sería el segundo mayor aumento anual de emisiones relacionadas con energía en la historia.

“Esta es una advertencia terrible de que la recuperación económica de la crisis de COVID-19 es actualmente cualquier cosa menos sostenible para nuestro clima“, dijo el director ejecutivo Fatih Birol en un comunicado. “A menos que los gobiernos de todo el mundo actúen rápidamente para comenzar a reducir las emisiones, es probable que enfrentemos una situación aún peor en 2022“.

El grupo con sede en París está encendiendo las alarmas antes de que 40 líderes mundiales se reúnan esta semana para una cumbre de dos días sobre la crisis climática convocada por el presidente Joe Biden. Birol lo llamó un “momento crítico para comprometerse con una acción clara e inmediata”.

Cuando los países de todo el mundo se confinaron el año pasado y se ordenó a las personas que se quedaran en casa para limitar las infecciones por COVID-19, las emisiones disminuyeron drásticamente.

Pero cualquier beneficio climático de la pandemia parece destinado a ser de corta duración. La AIE estima que la demanda mundial de energía aumentará un 4,6% en 2021 y superará los niveles de 2019, alimentada por el aumento del consumo de energía en las economías en desarrollo y los mercados emergentes.

Se espera que las emisiones relacionadas con la energía terminen el año justo por debajo de donde estaban en 2019, revirtiendo el 80% de la disminución observada en 2020.

Un resurgimiento en el uso de carbón es de particular preocupación, y se espera que la demanda se acerque a su peak de 2014 este año.

Se espera que China represente el 50% del crecimiento de la demanda mundial de carbón. El consumo en Estados Unidos y Europa también está aumentando, pero se espera que se mantenga “muy por debajo de los niveles previos a la crisis”.

A principios de esta semana, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió a los países desarrollados que eliminen gradualmente el uso del carbón para 2030 y que pongan fin a la construcción de nuevas centrales eléctricas de carbón.

Mientras tanto, se prevé que la demanda de electricidad experimente su crecimiento más rápido en más de una década.

Pero hay buenas noticias: más de la mitad del aumento en el suministro global de electricidad provendrá de fuentes renovables en 2021, impulsado en parte por la creciente producción de energía solar y eólica de China.

Las estimaciones de la AIE están sujetas a una “gran incertidumbre” dada la falta de claridad sobre la trayectoria de las infecciones y vacunaciones por la pandemia. Si la industria de viajes se recupera antes de lo esperado, por ejemplo, la demanda de energía aumentará aún más.

Fuente: CNN

Comenta!