Fiscalía aclara que fueron 78 las armas robadas desde recinto militar

47

La fiscal Tania Sironvalle reveló este martes que finalmente fueron 78 y no 56 las armas robadas desde el Instituto de Investigación y Control del Ejército luego de que ayer se informara de un robo al recinto militar durante la madrugada por el cual un militar en retiro fue detenido.

Hoy, el hombre de 70 años fue formalizado y se le imputó la «participación en calidad de autor en dos ilícitos: tráfico ilícito de armas y robo en lugar no habitado«: el primero «es grave, que tiene pena de crimen que va de 5 años y un día a 10 años, y el segundo, 541 días», detalló la fiscal.

Según los antecedentes conocidos hasta ahora, los ladrones se mantuvieron en el recinto militar entre las 00:00 y 01:00 horas, horario en que el Instituto realiza este tipo de entregas, según el protocolo establecido. Lo anterior, ya que a esta instalación llega el armamento cuando ingresa al país para el registro del ADN balístico y el número de serie.

Carabineros puntualizó ayer, tras las primeras diligencias, que «no hubo un ingreso a las dependencias del Ejército» y tampoco «violencia de por medio; no hay fuerza, no hay escalamiento»; y que, de manera preliminar, «estas personas permanecieron durante el transcurso de toda la acción delictual en el exterior de las dependencias del IDIC».

En este marco, la fiscal Sironvalle cuestionó que «hay una versión que esta persona da, que resulta poco creíble para un funcionario de más de 30 años de experiencia en el Ejército, que se encontraba en retiro y que como civil cumplía funciones como auxiliar de portería o guardia durante los últimos 7 años«.

Respecto al robo, la fiscal relató a la prensa que el militar en retiro, «para retirar, 78 armas de fuego marca CZ, de origen checo de seis distintos modelos, realizó acciones de fuerza por lo menos en dos puertas de acceso al lugar donde estas se guardaba, incluso activando un sistema de alarmas».

En la audiencia, el funcionario renunció a su derecho a guardar silencio y declaró haber sido engañado con una supuesta llamada de un superior que le ordenó entregar las armas.

La persecutora solicitó la prisión preventiva por considerar que el imputado es un peligro para la sociedad, pero la medida fue dictada «por peligro de fuga«, precisó Sironvalle.

Por este hecho hay tres indagatorias en paralelo: la de la Fiscalía, otra de la Fiscalía Militar y un sumario del Ejército.

 

Fuente: Cooperativa.cl

Comenta!