Fiscalia y Sernameg fueron condenados por Tribunal en Puerto Montt

Tribunal de Garantía de Puerto Montt condenó al Ministerio Publico y Sernameg al pago de las costas del juicio contra ex director del Sernac.

Un vuelco en el proceso acusatorio y de persecución penal sufrió el Ministerio Publico y Sernameg en Puerto Montt, luego que ambos organismos acusaran y llevaran a juicio al ex director del Sernac de la región de Los Lagos, Marcos Cid a quien le imputaban cargos de maltrato habitual contra su ex esposa.

El tribunal de Garantía de Puerto Montt, tras el análisis de las pruebas documentales y testimoniales del caso, decidió absolver de toda imputación a la ex autoridad del Sernac, condenando a la Fiscalía y al Sernameg al pago de las costas del juicio.

Tras conocer el fallo, el ex director del Sernac, y actual jefe de finanzas de la Municipalidad de Maullin, Marcos Cid, dijo que le extraña que el Servicio Nacional de Mujer haya llegado a esta instancia sin antecedentes concretos para lograr una sanción penal efectiva.

En la misma línea, su abogado defensor Andrés Firmani, señaló que se encuentran conformes con el fallo absolutorio para su representado, y condenatorio para el Ministerio Publico y Sernameg; sin descartar recurrir a alguna acción legal por delitos de injurias y calumnias ejercidas contra su representado.

Por su parte el Fiscal que lideró la investigación Patricio Llancamán, agregó que como Ministerio Publico van analizar el fallo, indicando que los casos de violencia intrafamiliar son complejos de investigar. El personero aseguró que los antecedentes que  lograron recopilar, daban cuentan de hechos que eran constitutivos de delitos, y por tal razón llegaron a juicio.

Cabe señalar que el proceso judicial acusatorio contra la ex autoridad regional del Sernac se extendió por más de tres años, costos que de acuerdo al fallo condenatorio emitido por la magistrado del Tribunal de Garantía de Puerto Montt, deben ser pagados por el Ministerio Publico como organismo persecutor y Sernameg como parte querellante.

 

Commentarios