Impacto: Funcionarias de la PDI Ancud acusan agresión sexual de uno de sus colegas

840

Un escándalo de proporciones sacude por estos días a todo el cuartel de la Policía de Investigaciones de Ancud, luego que dos funcionarias acusaran haber sufrido actos constitutivos de delito sexual, teniendo como presunto implicado a uno de sus colegas en calidad de autor, y a varios otros como potenciales encubridores.

De acuerdo a los antecedentes, durante el domingo pasado habría sido ingresada una denuncia por parte de una de las afectadas, indicando que los hechos habrían ocurrido en el marco de una convivencia social realizada este jueves en una residencia arrendada por el jefe de la unidad en pleno centro de la ciudad, actividad que habría sido planificada para despedir a una detective quien sería trasladada.

La dinámica de lo que pasó no está del todo clara por ahora dado que desde la PDI ancuditana ha mantenido un férreo hermetismo sobre estos hechos.

Sin embargo, lo que ha trascendido hasta ahora es que en medio de la ingesta alcohólica, y en una hora no determinada aún, uno de los detectives, se habría propasado con una de sus colegas, aparentemente usando la fuerza, lo que habría terminado en un forcejeo luego que el sujeto intentara quitarle la ropa a la mujer, quien se defendió y terminó escapando semidesnuda a la vista de varios de los asistentes, quienes no habrían hecho nada para auxiliarla.

Se indaga por ahora si dentro de los participantes en esa actividad social habían o no funcionarios de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales BRISEX, ya que la denuncia es extremadamente delicada y por varios días no se habría hecho nada para contener a la víctima.

De acuerdo a fuentes cercanas a las víctimas, inicialmente no se habría oficializado acción alguna para proteger a la afectada, pese a que habría comunicado todo lo que pasó inmediatamente llegando a oídos de su jefatura.

Por estos hechos, no hay registros de alguna detención en flagrancia por ejemplo, diligencia que respecto a un ciudadano de a pie se habría realizado de inmediato. Sólo durante el domingo pasado se habrían tomado algunas medidas menores como el retiro del armamento al imputado y el inicio de una investigación, que estaría desformalizada por ahora.

No obstante, en medio de una indagatoria interna, apareció una segunda denunciante quien acusó haber sido víctima del mismo funcionario, alegando también que sufrió actos que podrían ser constitutivos de delito sexual, y cuyo tenor no ha sido explicitado.

Por ahora, los primeros antecedentes indican que en su caso, también ocurrió en una reunión con colegas que se realizó en la misma vivienda arrendada por el jefe de la unidad, y que se registró el pasado 30 de diciembre de 2021. Es decir, la dinámica se repite.

Sin embargo, esta segunda detective mantuvo silencio sobre los hechos por temor porque, según los antecedentes, el presunto implicado tendría fuertes lazos de amistad con el jefe de la unidad policial. Sin embargo, esta otra víctima, tras conocer lo que le pasó a su compañera, decidió denunciar.

Con el correr de las horas, y luego que las afectadas decidieran interponer una denuncia formal y directamente a Fiscalía, el caso comenzó a generar rápidos movimientos al interior del cuartel ancuditano ante el inminente escándalo que desataría, entre ellos, el inicio de un sumario administrativo para determinar responsabilidades.

Los que pasó se está trabajando con extremo sigilo, y ante la eventualidad de un posible conflicto de interés, se habría descartado que funcionarios de la Brisex de la PDI ancuditana abordaran las pesquisas del caso, esto en atención a que, de confirmarse la asistencia a alguna de las dos convivencias, se podría estar hablando de la presencia de eventuales cómplices o encubridores.

Así las cosas, debido a la complejidad de la indagatoria, una de las posibilidades que se maneja es que las diligencias sean abordadas por el Departamento OS-9 de la Prefectura Llanquihue, la principal rama de investigación criminal de Carabineros de Chile.

Comenta!