Nueva PAES que se implementará en noviembre eliminará puntajes nacionales

89

El Consejo de Rectores (Cruch) planteó esta semana algunas de las nuevas características que tendrá la nueva Prueba de Acceso a la Educación Superior (PAES), como el cambio en la forma de medir los puntajes y una escala que irá desde los 100 a 1.000 puntos.

La PAES se implementará por primera vez el 28, 29 y 30 de noviembre de este año y eliminará a los puntajes nacionales, quienes tras lograr la máxima de 850 puntos eran reconocidos por el Presidente de turno en el tradicional desayuno en el Palacio de La Moneda.

El diario El Mercurio señaló que esta nueva iniciativa se aplicará debido a la corta distancia que hay entre los puntajes de alumnos que obtienen puntaje nacional y aquellos que contestan toda la prueba correctamente, salvo una pregunta.

La medida también considera que los puntajes nacionales suelen ser en matemáticas, por parte de hombres provenientes de colegios particulares, existiendo otros alumnos con méritos para destacar.

Verónica Figueroa, subsecretaria de Educación Superior, señaló que se encuentran “mirando con atención lo que se ha entendido como ‘meritorio’, y de qué forma este, desde su concepción más tradicional, no respondería los principios que sustentan la justicia social planteados, por ejemplo, por la Unesco”.

Según explicó, la Subsecretaría busca “reformular la manera en que, históricamente, se ha reconocido al estudiantado y que se ha enfocado principalmente en los resultados que obtiene, sin considerar en absoluto sus contextos y trayectorias“.

Además, la autoridad educacional confirmó que próximamente se realizarán “anuncios sobre esta modalidad de reconocimiento que el Comité de Acceso a la Educación Superior se encuentra desarrollando para el proceso de admisión 2023”.

En tanto, Rosa Devés, rectora de la Universidad de Chile, sostuvo que “ahora las pruebas ordenarán a los estudiantes desde el punto de vista de su posibilidad de ingresar a una carrera u otra, o sea, no es solo una prueba selectiva, sino que entrega además información respecto de lo que realmente saben“.

Su par de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, se distanció de la medida y opinó que “creo que la premiación nacional no está potenciada, pero cada universidad perfectamente puede decir, y nosotros lo haremos, recibimos tantos puntajes que fueron los máximos en las distintas pruebas”.

“Nosotros no estamos de acuerdo con el hecho de invisibilizarlos, sino que queremos hacer comparaciones permanentes con lo que existía antes“, puntualizó. Además, aseguró que con la nueva escala de puntajes “las comparaciones con lo histórico se hacen difíciles y pueden ser injustas”.

El ajuste que se realizará implica hacer un cambio en la Beca Puntaje Nacional que entregan las instituciones. Claudia Mejías, vicerrectora académica de la Universidad Católica de Valparaíso, dijo que “se está adecuando a esta nueva realidad e informará dentro de este semestre las becas que se harán cargo de esto”.

Por último, el académico de la Universidad Diego Portales, José Brunner, comentó que “no me parece nada mal que los resultados se entreguen por rangos“, ejemplificando con “cuál es el porcentaje de gente que llega a los distintos niveles, como se viene haciendo hace 15 años o más con los resultados PISA”.

“Es perfectamente razonable este mecanismo, y que si se quieren dar a conocer los resultados así, me parece bien”, opinó.

Brunner concluyó con que “será solo la experiencia, dentro de tres o cuatro años, lo que nos va a mostrar si efectivamente la prueba está asignando mejor a los estudiantes entre la oferta de las instituciones“, lo que “podía ayudar a reducir las tasas de abandono y a mejorar la tasa de graduación oportuna”.

Fuente: 24horas.cl

Comenta!