Peak de sintonía, público no paró de pedirlo, y acompañado de su esposa y perro: Lo que dejó el show de Bocelli

486

La segunda noche del Festival de Viña fue histórica. Y es que el tenor Andrea Bocelli deslumbró en el escenario de la Quinta Vergara, con un espectacular show que logró conquistar al “Monstruo”, donde interpretó un repertorio que comenzó por la música clásica y también pasó por temas populares y el pop.

Y es que tal como dijo Daniel Merino, el productor general del evento, el artista de 65 años “mandata que su show tiene que sonar igual que en un teatro”. Con una gran puesta en escena y con una orquesta compuesta por 74 músicos y 40 coristas de la Orquesta Metropolitana de Santiago lo dejó más que demostrado.

La presentación duró aproximadamente 75 minutos, donde la música clásica y la elegancia atemporal del ilustre intérprete italiano, se llevaron todas las miradas, en lo que fue uno de los espectáculos más esperados de este Festival.

“El tenor más popular del planeta”, fue la frase con la que Francisco “Pancho” Saavedra presentó al cantante sobre el escenario de la Quinta Vergara. Con “Carmina Burana”, la orquesta de Bocelli abrió la segunda noche del Festival de la Canción, una sinfonía que “pone los pelos de puntas” y “deleita los oídos”, según dijeron usuarios en las redes sociales.

Junto con Bocelli, otros destacados artistas se presentaron en el escenario viñamarino, entre ellos, la soprano puertorriqueña Larisa Martínez; el director y compositor estadounidense Steven Mercurio; la artista estadounidense Pía Toscano; la violinista estadounidense, Caroline Campbell, y por supuesto, su hijo Matteo Bocelli.

Con él, Bocelli interpretó tres canciones y luego cantó en solitario. El tenor lo presentó en español pese a que no habla el idioma: “Es un momento muy especial para mí, porque llamo a estar aquí en el escenario, a un joven cantante, su nombre es Matteo”, fue lo que dijo el artista previo a presentar a su hijo.

Figuraba además, Andrés Pérez, encargado del saxofón y quien también tocó el solo de flauta de “Englishman in New York” con Sting en Viña 2011.

El público en el Festival no paró de celebrarlo. Las ovaciones y aplausos, que se escucharon prácticamente durante todo su espectáculo, hicieron que el artista se convirtiera en uno de los más reconocidos que han pisado la Quinta Vergara.

Su voz y su puesta en escena, hicieron que el músico italiano se llevara las Gaviotas de oro y plata, que por primera vez en la historia del Festival tenían una escritura braille, especialmente para el músico no vidente.

Pero no solo eso, ya que incluso el “Monstruo” siguió gritando y pidió para Bocelli la Gaviota de platino, el galardón más importante del certamen, que solamente se ha entregado cuatro veces y que reconoce a los artistas que tienen una destacada trayectoria musical. Sin embargo, pese a las solicitudes, el músico no la recibió

Fuente: Emol.com

 

Comenta!