Pepe Auth y el fin del Senado: “Nos importa a nosotros, no a la gente”

160

Tras 12 años en la Cámara de Diputados, el exparlamentario y master en Sociología Pepe Auth hoy está abocado al análisis político. La mirada, hoy en día, tiene un sentido de alerta, pues la correlación de fuerzas de las Cámaras (en la que él participó y con la que tuvo que trabajar, el Senado) puede ser modificada. De eso conversó la mañana de este jueves en ADN Hoy: por lo pronto, y frente a las últimas definiciones de la Convención, acotó que “no está claro el nuevo equilibrio entre las dos Cámaras. Lo que está por verse es cuál es la diferencia entre ambas y las atribuciones específica de cada una”.

“Lo que creo es que debiera haber una Cámara de origen y otra revisora. Hoy, tanto la Cámara como el Senado, son de origen y revisora. Eso genera una competencia perversa y ralentización del proceso legislativo enorme. Lo que se discute (en la Convención) es cuál es el ámbito y el nivel de revisión. Yo creo que debiera ser total y la insistencia (para la revisión) debería ser alta, con dos tercios. Y cuando pase al Senado, debería tener un tiempo determinado para pronunciarse”, planteó el otrora congresista.

Pero a nivel ciudadano, llevando las discusiones a las calles, el analista y también experto electoral plantea que “es popular el fin del senado. La impopularidad es de la elite. Las cosas que definirán si se aprueba o rechaza la Constitución, no son las inquisiciones entre el Ejecutivo y el Legislativo; sino también son las resoluciones que se tomen sobre salud, educación y pensiones, si se alejan o no del sentido común dominante. La eliminación del Senado nos importa a nosotros, pero le importa mucho menos a la gente”.

Pese a la desidia (hipotética), a su juicio existen riesgos en la reducción de la orgánica del Legislativo: “El unicameralismo de facto y que se puedan hacer modificaciones con cualquier quorum es un riesgo para la democracia. La Constitución debiera precaver y cuidar la democracia”.

Por lo pronto, su opción de aprobar o rechazar la que sería la Constitución, así como está el borrador actual, Auth pone paños fríos: “Hay que concentrarse en informar las normas aprobadas. Desde el punto de vista personal, hay que apoyar el texto para pronunciarse. Hay que esperar un texto y hay que pronunciarse sobre este texto definitivo. Ha habido ruidos exagerados y esto tiene que ver con los intereses que son tocados, pero también con las torpezas de la Convención que ha hecho propuestas fuera de norma que se ha ido ganando adversarios en la ciudadanía”.

Escaños reservados y justicia indígena

Otro de los temas que ha generado un amplio debate ha sido el de sistema de justicia diferenciado para pueblos originarios, así como también escaños reservados para ellos en la Cámara baja. “Se aleja mucho del sentido común la idea que dos personas cometiendo el mismo delito sean juzgadas por sistemas distintos según su origen”, señaló de entrada el exparlamentario.

“Respecto de los escaños reservados: soy partidario de que se tengan. Sin embargo, tiene que haber alguna relación entre la magnitud de los pueblos originarios, los votantes, y su representación. Entregar un escaño a pueblos que tienen nueve mil miembros, o 15 mil miembros, creo que es un exceso que choca con la necesidad de representar fielmente a los electores en el principal órgano político, que es la Cámara de Diputadas y Diputados”, añadió el analista.

Luna de miel del Gobierno

A juicio de Auth, la falta de homogeneidad ideológica en el oficialismo, expresada, por ejemplo, en la propuesta de parlamentarios afines al gobierno para un quinto retiro, pese a que el Presidente Boric ha sido enfático en su oposición, son una falta de una coordinación aunada.

“Se requieren bases políticas consolidadas y fraguadas y creo que el principal problema del Presidente Boric es que tiene dos coaliciones, ninguna consolidada. Su propia coalición, Apruebo Dignidad, se consolidó para las elecciones pasadas”, señaló.

“Cuando las bases de apoyo impulsan políticas que no están en el programa y que dificultan la ejecución de este, habla de una fragilidad que hará muy difícil enfrentar los grandes desafíos que tiene. Los grandes desafíos están en aquellas cosas donde la gente espera poco: La Araucanía, la migración, el narcotráfico y la seguridad ciudadana. Eso no estaba en el programa original y eso no ha sido evaluado y eso hará crujir la coalición”, concluyó.

Fuente: ADN

Comenta!