Piñera niega conflicto de interés por minera Dominga: «Ni yo ni familia tenemos sociedades en el extranjero»

Este lunes el Presidente de la República Sebastián Piñera se refirió al reportaje sobre la venta de la Minera Dominga en Islas Vírgenes Británicas y que también involucró al empresario Carlos Alberto Délano, uno de sus mejores amigos.

Al respecto, el Mandatario señaló que «como es de público conocimiento desde el mes de abril de 2019, hace ya más de 12 años y antes de asumir mi primera presidencia me desligue absoluta y totalmente de la administración y gestión de las empresas familiares y de cualquier otra empresa en que hubiere participado».

«Adicionalmente y en forma voluntaria porque en esos tiempos no existía ninguna ley que exigiera fideicomiso ciego, constituí fideicomiso ciego para la administración de todos los activos financieros en forma también voluntaria, también constituyeron fideicomisos ciegos mi mujer y mis hijos como una muestra de transparencia», agregó.

Asimismo, dijo que «a partir de esa fecha no tuve ningún conocimiento ni información de las decisiones de inversión de las empresas antes mencionadas, las cuales fueron y son gestionadas por sus respectivos directorios y por una administración profesional».

«La decisión de la administración de esas empresas, de vender minera Dominga el año 2010, lo cual no me fue consultado ni informado, fue precisamente para evitar cualquier asomo de conflicto de interés. No haberlo hecho podría haber ocasionado algún tipo de conflicto de interés», aclaró.

En esa línea, Piñera sostuvo que «los hechos mencionados en ese reportaje no son nuevos, fueron públicamente conocidos por los medios de comunicación el año 2017 y además fueron investigados en profundidad por el Ministerio Público y resueltos por los tribunales de justicia el año 2017».

«Al terminar esa investigación la Fiscalía recomendó terminar con la causa porque la venta se ajustaba plenamente a derecho por la inexistencia de cualquier delito y por haberse declarado judicialmente la inocencia de este presidente», destacó.

Explicó además, que «el tribunal de primera instancia decretó el sobreseimiento total y definitivo de la causa y esa decisión fue confirmada en forma unánime tanto por la Corte de Apelaciones como por la Corte Suprema».

Por otro lado, aseveró que «se cumplió estrictamente con las reglas tributarias existentes en Chile y no tuvo ningún efecto en los impuestos a pagar por esa operación. Ni mi familia ni yo tenemos sociedades de inversión constituidas en el extranjero. En el pasado las empresas domiciliadas en Chile que pertenecen a la familia Piñera fueron accionistas de sociedades constituidas en el exterior, pero la existencia y participación en esas sociedades se hizo cumpliendo estrictamente con la ley y se pagaron todos y cada uno de los impuestos que por dichas inversiones resultaban exigibles en Chile».

Acusación constitucional

Con respecto a la acusación constitucional anunciada por algunos diputados de oposición, el Mandatario indicó: «Pienso que no tiene absolutamente ningún fundamento. Que se haga una acusación constitucional por hechos que fueron conocidos e investigados por la Fiscalía y en que los máximos tribunales de justicia en forma unánime se pronunciaron descartando toda irregularidad y todo delito y ratificando la plena inocencia de la participación del presidente no puede ser base para una acusación constitucional».

«Yo entiendo que estamos en periodo electoral, pero también entiendo que los que estamos ejerciendo cargos públicos tenemos que actuar siempre con responsabilidad y con respeto a la verdad», añadió.

¿Qué dice el reportaje?

Según la información dada a conocer por Ciper, la familia Piñera Morel fue la mayor accionista del proyecto Dominga y que junto a Carlos Alberto Délano sumaban más del 56% de la propiedad.

En diciembre de 2010 Délano compró la participación de todos los otros socios en US$152 millones, transacción que se llevó a cabo en Islas Vírgenes Británicas y donde además se firmó un contrato que establecía tres cuotas, sin embargo, este último pago dependía de que no hubiera cambios en las regulaciones. El problema se habría originado porque los cambios dependían del Gobierno de Sebastián Piñera.

Además, señala que tanto los inversionistas como la familia del presidente habrían obtenido una ganancia de 1.000% en 18 meses.

Fuente: Meganoticias

Comenta!