Presidente SAGO A.G.: Seguridad pública, clamor ciudadano

118

Por Christian Arntz MacEvoy, Presidente de SAGO

Si hay algo que ha sido reconocido por la mayoría de los países del mundo, es la solidez institucional de nuestro país, lo que en lenguaje simple se traduce en reglas claras que dan la seguridad necesaria a todas las personas que viven en Chile para emprender y desarrollarse.

La seguridad es el bien más valorado y reclamado por la ciudadanía, y con razón ya que sin seguridad, no es posible desarrollar actividades tan básicas como jugar en una plaza, circular por caminos o llevar adelante un negocio.

Lo que hemos visto en el último tiempo, es una preocupante y sistemática falta de preocupación por recuperar la sensación de seguridad que hasta hace algunos años tenía nuestra población. Falta de oportunidades, discriminación o pobreza, pueden ser parte del origen del problema, sin embargo, lo que hoy se observa en muchos lugares es que la delincuencia permite a quienes “trabajan” en ella, acceder a una alternativa económicamente más atractiva para cumplir con sus necesidades, así de claro.  Es decir, el costo de delinquir tiende a cero.

Para muestra un botón. El presidente de CORMA, en entrevista a TVN denunció que en 2020 se realizaron 1.890 denuncias por robo de madera, avaluadas en 68 millones de dólares, de ellas sólo 10 tuvieron un resultado positivo, claramente algo no cuadra.

A reglón seguido, vemos como la permisividad de los jueces se va tomando con más frecuencia los fallos judiciales. Y tal vez lo más grave, escuchamos con estupor cómo personalidades del mundo político se niegan a legislar en contra de la delincuencia, incluso llegando a extremos de exigir la excarcelación de los imputados involucrados en los desmanes del mal llamado estallido social de octubre de 2019; una muestra más de la poca importancia que los llamados a representar a los ciudadanos les dan a los miles de comerciantes y locatarios que perdieron años de trabajo y esfuerzo en esos días de furia.

En temas de seguridad no hay dos lecturas, sin orden y respeto, no hay ninguna posibilidad de llevar adelante iniciativas que permitan a nuestro país recuperar la senda del progreso.

Comenta!