Proyecto valdiviano que produce pellet a partir de residuos orgánicos, tiene piloto experimental.

La acumulación de desechos en vertederos, principalmente por falta de valorización, genera gases de efecto invernadero al descomponerse, entre los que se encuentra, por ejemplo, el gas metano, que puede llegar a ser 25 veces más potente que el dióxido de carbono.

Según datos del Ministerio del Medio Ambiente, durante el año 2018 la Región de Los Ríos produjo más de 320.000 toneladas de residuos no peligrosos, -es decir, aquellos que no generan daño a la salud o el medio ambiente-, de los cuales más de 169.000 toneladas corresponden a residuos municipales. De este total, un porcentaje muy bajo es valorizado, alrededor de un 1,8%, mientras que solo el 5,8% tiene una disposición final adecuada. Valdivia, además, se sitúa dentro de las 20 comunas del país con mayor generación de residuos municipales, eliminando 101.086 toneladas sin datos de valorización. Junto con eso, se estima que más de la mitad de los residuos sólidos domiciliarios corresponden a residuos orgánicos.

Todas las emisiones generadas por los residuos en los vertederos, junto a la emisión de material particulado respirable fino (MP2,5), -cuya fuente principal en Los Ríos es la combustión residencial de leña-, empeoran los índices de calidad del aire y contaminación atmosférica. Además, las condiciones meteorológicas -que se han visto seriamente afectadas por el cambio climático- también juegan un rol en la contaminación atmosférica. Para contrarrestar estos efectos, las fuentes alternativas de energía limpia y de bajo costo para calefacción residencial son altamente necesarias y demandadas.

Es a partir de este panorama que nace el proyecto “Obtención de pellet a partir de residuos orgánicos”, ofreciendo una solución para mejorar la calidad de vida de los habitantes de la región. Este proyecto es impulsado por la carrera de Nutrición y Dietética de Universidad Santo Tomás sede Valdivia, y cuenta con el financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad FIC del Gobierno Regional de los Ríos y su Consejo Regional.

Durante el primer año de ejecución del proyecto se realizaron pruebas experimentales preliminares de secado, triturado y pelletizado, utilizando diferentes variedades de vegetales. Estas pruebas permitieron evaluar la potencialidad energética de cada tipo de residuos, obteniendo buenos resultados, los cuales permitieron avanzar hacia el proceso de obtención de un pellet que cumpliera con determinados estándares de acuerdo a la norma ISO 17225/6, para su posterior comercialización a mediano y largo plazo.

Esta innovadora iniciativa se encuentra hoy en su segundo año de ejecución, y se ha logrado con éxito obtener un prototipo final de pellet elaborado a partir de residuos orgánicos vegetales. El piloto se logró a través de la estandarización de materias primas y protocolos de fabricación. Una vez formulado se sometió, por un lado, a pruebas de control de calidad internas, incluyendo la evaluación de parámetros como diámetro, longitud y morfología, entre otros; y, por otro lado, se sometió también a ensayos de laboratorio, que permitieron validar su calidad de acuerdo con la norma chilena NCh-ISO 17225/6 para pellet no leñosos. Junto con eso, se han realizado pruebas de combustión en domicilios particulares y en laboratorio, con el fin de evaluar la incineración y el proceso de combustión completa.

La Directora del Proyecto, Massiel Salazar Garrido, se refirió al origen de las materias primas utilizadas para la elaboración del pellet y también a sus eventuales usos, señalando que: “Esta iniciativa tiene como propósito la elaboración de pellet a partir de residuos orgánicos vegetales. Es decir, valorizar energéticamente estos residuos, pues hasta el momento gran parte de estos son eliminados como desechos domiciliarios, sin aprovechar su potencial energético. Un uso alternativo es la generación de pellet para calefacción domiciliaria, biocombustible que genera 5 y 2.5 veces menos emisiones de material particulado respirable en comparación a la leña húmeda y seca respectivamente. De esta manera, la innovación generada en este proyecto hace frente a los tres principales desafíos medioambientales y energéticos de la Región de Los Ríos; la contaminación atmosférica, la gestión de residuos y el déficit energético. Los resultados obtenidos durante la etapa experimental confirman las aplicaciones bioenergéticas y la calidad de los prototipos de pellet, constituyendo una potencial alternativa de biocombustible para la industria”.

Por su parte la Rectora de Santo Tomás en Valdivia, Laura Bertolotto, explicó que “este proyecto aporta a la región, la calidad de vida de las personas y el cuidado del medio ambiente. Por medio de tres elementos virtuosos, innovación, transferencia de conocimiento y gestión local. Un ejemplo de la interacción entre academia, gobierno y comunidad”.

Impacto global y acciones locales

De acuerdo con lo señalado en el último informe del clima del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) (2021), el cambio climático es generalizado, rápido, y se está intensificando a niveles sin precedentes en siglos o milenios. Sin embargo, la reducción sustancial y sostenida de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero, permitiría contrarrestar este cambio climático, cuyos efectos podrían ser devastadores para todas las actividades productivas que actualmente conocemos. Es por este motivo, que se hace indispensable actuar rápido y propender a la generación de economía circular.

Dado el contexto global y los desafíos que suponen los nuevos tiempos en materia de cambio climático y medio ambiente, la Región de Los Ríos trabaja fuertemente en la construcción de redes y alianzas, dando claros ejemplos de articulación entre la academia, mundo público y privado.

Para el Jefe de la División de Fomento e Industrias del Gobierno Regional de Los Ríos, Sr. Miguel Ángel Martínez, “este proyecto ha significado abrir las posibilidades y materializar el uso de la economía circular en la región, abordando aspectos tan relevantes como el manejo de los desechos orgánicos y la generación de pellet con gran poder calorífico al alcance de los hogares regionales, como una alternativa a los combustibles tradicionales”.

Un claro ejemplo ha sido el aporte a este proyecto por parte de ALIPRES, empresa proveedora del Estado ubicada en la comuna de Paillaco, dedicada al trabajo y conservación de frutas, legumbres y verduras. Su gerente, Marcos Andrés Delgado Salazar, manifestó que: “Para nuestra empresa es un tema prioritario la eliminación de los desechos generados en nuestro proceso productivo y ha sido uno de nuestros grandes problemas, ya que no contamos o no existe un canal donde poder disponer de estos desechos, es por ello que cuando nos comentaron la idea general del proyecto que es la elaboración de Pellet a partir de desechos orgánicos nos pareció una excelente oportunidad de darle un uso eficiente a estos desechos, así también aportando a la Innovación en nuestra región, generando oportunidades tanto laborales como académicas, lo cual nos llena de orgullo como ALIPRES ya que se va sumando otro eslabón a esta gran cadena. Solo agradecer la oportunidad de hacernos partícipes de este proyecto”.

Todos los avances y productos de transferencia tecnológica generados en este proyecto, tales como Manuales de Buenas Prácticas de Gestión de Residuos Orgánicos y de Fabricación de Pellet, son difundidos en formato físico a actores clave y en formato digital a la población en general a través de la fanpage oficial: Obtención de Pellet a partir de Residuos Orgánicos, en el siguiente link: https://www.facebook.com/Obtención-de-Pellet-a-partir-de-Residuos-Orgánicos-107220707745313/.


Comenta!