Trabajo en el mundo agrícola

 

Por mucho tiempo ha existido un sesgo negativo respecto de quienes estudian o trabajan en labores del sector agropecuario, lo que es un claro ejemplo de la falta de conocimiento respecto de las tareas agrícolas y la importancia de éstas en la obtención de alimentos de buena calidad.

A diferencia de otros rubros, el sector agropecuario requiere en la mayoría de los casos de experiencia y una importante capacidad de observación para entender la dinámica de los procesos y los ciclos que inciden en la producción de vegetales y los animales. Si bien los avances tecnológicos han ido aportando excelentes soluciones para desarrollar de mejor manera los procesos productivos, es sin duda la maestría adquirida con el tiempo la que hace la diferencia en el trabajo de empresarios y trabajadores agrícolas.

Dicho esto, el trabajo agrícola no es mejor ni peor que el trabajo que se desarrolla en cualquier otra actividad de la ciudad; sí es diferente y requiere de una vocación muy particular que enfrentar los permanentes e inesperados desafíos a los cuales nos somete la naturaleza.

Lo cierto es que hoy el sector agropecuario tiene el desafío importante de alimentar a más de 9.700 millones de habitantes al 2030, seguramente en una menor superficie y con mayores restricciones desde el punto de vista medio ambiental. Esta situación abre una enorme cantidad de oportunidades para quienes decidan trabajar en el campo, no sólo en las labores más directas, sino que también en aquellas tareas complementarias al quehacer agrícola. Por otro lado, la cada vez mayor incorporación de tecnología a los procesos productivos requerirá de un mayor grado de especialización en ámbitos de la robótica, análisis de datos, programación y planificación y control; todo eso sin olvidar que siempre será necesaria la capacidad más importante: la comprensión de los ciclos naturales -por ejemplo el clima – ya que éstos seguirán influyendo de forma imprevisible sobre esta actividad.

La alta demanda por ingresar a la especialidad agropecuaria de los liceos técnicos profesionales es una señal inequívoca del interés de muchos jóvenes que eligen a la agricultura como forma de vida, y por otro lado, vemos a muchos agricultores haciendo enormes esfuerzos por generar espacios de desarrollo laboral en sus empresas agrícolas. Es este el ciclo virtuoso que asegurará la generación de alimento a las futuras generaciones.

Por Ricardo Mohr
Director Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G. (Sago)
Publicada en el diario El Austral de Osorno
Domingo 26 de Septiembre 2021

Comenta!