Vuelta al voto obligatorio: Artés, Boric, Parisi y Provoste a favor; Kast y Sichel en contra

Cuatro de los seis candidatos que disputarán la Presidencia de Chile en las elecciones de noviembre están a favor de la reforma constitucional que pretende establecer el voto obligatorio, con el objetivo de revertir la baja participación que se convirtió en crónica desde que se implementó en 2012 el sufragio voluntario.

La Sala del Senado respaldó el miércoles la idea de legislar con 25 apoyos, 14 votos en contra y una abstención y la reforma volvió a la Comisión de Constitución para ser discutida en particular, donde se estableció el 7 de octubre como plazo para presentar indicaciones.

Según consigna el diario El Mercurio, Eduardo Artés (Unión Patriótica), Gabriel Boric (Apruebo Dignidad), Franco Parisi (Partido de la Gente) y Yasna Provoste (Nuevo Pacto Social) se mostraron partidarios, con matices, de volver a la obligatoriedad del sufragio, mientras que José Antonio Kast (Partido Republicano) y Sebastián Sichel (Chile Podemos +) la rechazan.

«Por principio, en una sociedad sana donde la gente se sienta interpretada por lo que es el sistema político imperante, que tiene respeto por las instituciones, debería ser siempre voluntario, pero en la actual situación que vive el país es necesario en este momento que sea obligatorio, pero en forma transitoria hasta que realmente el pueblo vuelva a tener instituciones creíbles», planteó Artés al rotativo.

Boric, por su parte, dijo en entrevista con Teletrece Noche que le parece «correcto volver al voto obligatorio, pero no es suficiente. Tenemos que tener mejor educación cívica; tener otras herramientas democráticas como el mandato revocable, como la participación en los presupuestos, eventuales plebiscitos dirimentes en ciertos temas polémicos. Es un avance, pero no da para saltar y abrazarse».

Parisi, en tanto, se mostró de acuerdo «ya que -aseguró- tenemos que recuperar la democracia para todos los chilenos», pero subrayó la necesidad de implementar el voto por adelantado y también el voto electrónico.

A ellos se suma Provoste, quien el miércoles, mientras argumentaba su voto en la Sala del Senado, indicó que «la excusa de una parte de la élite, que con una desesperanza prendida de los marginados, mantiene a grandes mayorías fuera de la democracia (…) ya no es aceptable; yo votaré a favor de este proyecto, porque quiero más democracia».

LA DERECHA EN CONTRA

En la vereda contraria, Kast aseveró a El Mercurio que discutir este tema es «extemporáneo» y que «no tiene ningún sentido hoy que los diputados estén preocupados de si hay voto obligatorio o voluntario cuando nos queda tan poco tiempo para las elecciones».

Mientras, Sichel sostuvo en Radio Agricultura: «En principio, no me gusta el voto obligatorio, sobre todo cuando tenemos una crisis de credibilidad en la política (…); si la gente no está votando es por culpa de nosotros, porque no hemos tenido la capacidad de convocar».

En 2010, durante su primer mandato, el actual Presidente Sebastián Piñera presentó una reforma al sistema electoral para establecer el voto voluntario, que se implementó dos años después.

Desde entonces, ninguna elección ha superado el 50 por ciento de participación, a excepción del plebiscito del pasado octubre, cuando sufragó el 50,9 por ciento.

Fuente: Cooperativa

Comenta!