Acusan que nuevos controles migratorios propuestos generarían mayores índices de irregularidad en el país

“Ha llegado el momento de poner orden en este hogar que compartimos en esta casa que es la casa de todo” dijo el Presidente de la República, Sebastián Piñera, en el marco de los últimos anuncios de Gobierno en torno a la nueva Ley de Migración, que busca generar incentivos para la llegada de extranjeros que atiendan las necesidades del país y aumentar el control de fronteras para incrementar la seguridad migratoria.

En este sentido, el Ex-Presidente del Consejo Nacional de Migraciones del Departamento de Extranjería y Migración, Eduardo Thayer, se mostró disconforme con los anuncios, asegurando que las modificaciones generarán -a su juicio- mayores ingresos de inmigrantes por la vía irregular y, en consecuencia, una crisis humanitaria.

En la contraparte, los diputados por la zona, Javier Hernández y Harry Jürgensen, discreparon con las impresiones de Eduardo Thayer, señalando que los pasos dados por el Gobierno en materia de migración son positivos, toda vez que es necesario -según señalaron- poner en acción un plan desde ya, dado el explosivo aumento de inmigrantes registrado en el último tiempo. Estas son sus respectivas declaraciones.

Bajo la mirada del Gobierno, el principal objetivo del proyecto radica en modernizar el sistema en base a las nuevas realidades, amparado en el respeto de la convencionalidad internacional, manteniendo así un equilibrio entre una política de fronteras abiertas y el concepto de migración segura, ordenada y regular para Chile.

Commentarios