Cooperativismo: consenso mundial

Este 3 de abril, la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno (SAGO) expondrá en el Cuarto Foro Nacional de Lechería, que se desarrollará en México, y donde el tema central será la integración de la cadena de los pequeños productores como un factor determinante en el desarrollo del sector en el país norteamericano.

Y es que en el mundo no existen dos opiniones respecto de cómo dar sustentabilidad a los productores lecheros y la integración vertical por medio del sistema cooperativo es considerada unánimemente como un mecanismo probado.

En Chile, la SAGO nació en 1917 justamente en un contexto en que el Estado buscaba fomentar el impulso emprendedor por medio principalmente del cooperativismo. Esto explicó por qué el gremio fue capaz de dar inicio a la Exposición Ganadera; crear dos centrales genéticas; registro genealógico de bovinos y caballares; la construcción de una bodega cooperativa para el almacenamiento de cereales; impulso al proyecto de enseñanza del cooperativismo en escuelas del país. También se pudo crear el Frigorífico Osorno, sentar las bases para la asociatividad en producción de lácteos y constituir el área comercial para venta de insumos y maquinaria agrícola.

Hacia la década del ’50, las políticas agrarias erráticas y erróneas, provenientes del Estado, entre ellas la fijación de precios, frenaron el espíritu emprendedor y terminaron con la bonanza del sector agrícola sur austral. La palada final vino a fines de los ’60 e inicios de los ’70 con la reforma agraria.

Las décadas de los ’80 y ’90 fueron de una lenta recuperación. La modernización a la que obligaba la apertura económica del país, encontró a las cooperativas en particular y al sector agrícola, sin capacidad de reacción. De hecho, la precursora del cooperativismo lechero, Calo, sucumbió en 1982.

Hoy, Chile presenta una producción de leche estancada desde 2011, con una baja en la cantidad de productores. Sin embargo, sólo hay una empresa que crece y esa es Colun. Es cierto que en las últimas dos décadas han surgido varias iniciativas de asociatividad que han tratado de emular el antiguo impulso que sólo sigue vigente en Colun, pero de esos intentos fallidos es que tanto Torrencial Lechero como Campos Australes han extraído experiencias para que, esta vez sí, volvamos a llegar al único puerto al que todos los lecheros del mundo aspiran: la asociación orientada al procesamiento a través del cooperativismo.

 

 

Comenta!