Este viernes arzobispo de Malta, Charles Scicluna y Monseñor Jordi Bertomeu se reunieron con comunidades parroquiales entregando mensaje reconciliador

Culminó otro día de actividades de Monseñor Charles Scicluna y Monseñor Jordi Bertomeu en su visita a Osorno, jornada de día viernes en la cual visitaron la parroquia Santa Rosa de Lima de calle Zenteno, y posteriormente la parroquia Espíritu Santo ubicada en la población Quinto Centenario.

En ambas ocasiones, y tal como se desarrolló durante el día jueves, los enviados papales participaron de momentos de regocijo con la comunidad para después dar paso a un encuentro privado con los asistentes.

Al respecto, Monseñor Charles Scicluna, posterior a la salida de la última cita, señaló que han sido reuniones importantes para escuchar, al mismo tiempo que puntualizó que la Iglesia es una comunión con diversidad de perspectiva, donde lo más importante debiera ser la fidelidad a Jesucristo.

Asimismo, Monseñor Jordi Bertomeu, comentó que el camino siempre es presentar renuncia canónica e invitar a realizar la denuncia civil. Añadiendo que han estado con gente buena, que está dispuesta a conversar, por ende, piensa que la Iglesia local se sanará pronto.

Consultado sobre qué sucederá con Juan Barros tras su salida de la diócesis osornina, el religioso dijo que continúa como obispo añadiendo que será el Papa Francisco quien decidirá su futuro.

Por otro lado, el párroco de ‘’Espiritu Santo’’, Adán Lugowski, indicó que muchos de los fieles de ese templo seguían a Juan Barros, es por ello que en todo momento se manifestaron palabras de amor hacia él. De igual manera, respecto a si considera injusta la destitución, el padre señaló que ahora por lo menos no se sentirá tan afectado con el odio, ya que según su perspectiva, no se lo merecía.

Cabe decir que la parroquia Espíritu Santo, segunda en ser visitada, era una de las instancias más polémicas de la jornada, entendiendo que muchos de los fieles de allí manifestaron abiertamente, en su oportunidad, un fuerte apoyo y respaldo al ex obispo Juan Barros.

Commentarios