Ex alcalde, Mauricio Saint-Jean, responde in extenso a Jaime Bertín

Por medio de una frontal carta hecha llegar al Departamento de Prensa de Radio Sago, el ex alcalde por Osorno, Mauricio Saint-Jean, extendió una dura crítica a la actual máxima autoridad comunal, Jaime Bertín.

En una entrevista publicada por El Diario Austral, Bertín declaraba haber recibido en 2008 a una ciudad “deprimida” y sin inversión, lo que fue tajantemente desmentido por Saint-Jean, quien señaló que el Osorno con el cual finalizó su gestión edilicia era muy diferente a lo descrito por Bertín, a quien tilda de haberse “autoproclamado mesías”.

En entrevista con el programa Primera Hora de Radio Sago, Mauricio Saint-Jean descartó la posibilidad de volver a postular al sillón edilicio, haciendo un llamado a la comunidad a votar en conciencia en estas próximas elecciones municipales.

Textualmente, el ex alcalde, quien ejerció entre los años 1992 y 2004, finaliza su carta señalando “Espero que Osorno recobre pronto el control de su pasado, para que pueda proyectarse de nuevo al futuro. Deseo que Osorno recobre el espíritu de colaboración en su Concejo, para proyectarnos sin afanes personalistas”.

Radio Sago tomó contacto con el aludido alcalde, Jaime Bertín, sin embargo declinó de emitir declaraciones en torno a este tema.

La siguiente es la misiva del ex edil, expuesta de manera íntegra:

Me tomé un tiempo para digerir la entrevista en El Austral de Osorno de nuestro actual alcalde, don Jaime Bertin Valenzuela, antes de animarme a responderle.

Busqué, con mucho cuidado, la forma en que me he dirigido a él en medios y llegué a la conclusión que jamás he usado un término despectivo como el “este caballero” con el cual se refirió a mí. Cuando no aceptas el diálogo y te ufanas de ello, es imposible distinguir entre crítica política y crítica personal.

Describe en esa entrevista que al asumir en el mes de diciembre de 2008, encontró una ciudad “deprimida” y sin inversión. Dice que tuvo que tomar, aparentemente de la nada, el Festival de la Leche y la Carne, con el objetivo de proyectar a este pobre y triste Osorno al exterior. Dice que cuando lo hizo, nadie creía que se podían hacer grandes obras y un largo etcétera… Menciona, para justificar las obras en René Soriano que ha hecho, que hasta 2008 este era una especie potrero, que el municipio no tenía una Secplan profesional, etc…

El autor George Orwell señala que “quien controla el presente, controla el pasado. Y quien controla el pasado y el presente, controlará el futuro”. Nuestro alcalde controla el presente sin contrapeso, qué duda cabe, y al parecer, luego de que nadie lo desmintiera tras sus palabras, ha logrado controlar el pasado. Tiene, para ello, un gran equipo comunicacional, al alero de un canal de televisión municipal cuyos gastos y programación nadie fiscaliza. ¿Se imagina si Bachelet utilizara TVN como lo hace nuestro actual alcalde con el canal del municipio? Sería un escándalo, sin duda.

El Osorno de diciembre de 2008 era muy distinto a lo que describe nuestro edil autoproclamado mesías. Y me cuesta creer que no lo recuerde. Es más, es imposible que no lo recuerde, porque él era también autoridad en esa época.

La Fundación Ford nos distinguió como el cuarto mejor municipio de Chile en manejo presupuestario y gracias a ello, nuestro actual alcalde pudo conseguir luego un crédito del FNDR de 5 mil millones de pesos, con lo cual construyó el edificio del vecino, en calle Bilbao.

Recibió, por lo tanto, un municipio ordenado, donde reinaba la tranquilidad de los funcionarios y sin escándalos en licitaciones millonarias.

El desdén al Osorno que recibió en diciembre de 2008, habla de una personalidad soberbia y narcisista, a la que parece que le ha hecho muy mal los años en el poder.

En el ámbito de obras privadas, no es un hecho opinable que hacia 2008, el Casino acababa de entrar en operaciones, que el Mall estaba en obra gruesa. Tres años antes, había llegado la más grande inversión neozelandesa de la historia a Osorno: Manuka. Juntos trabajamos también con Oscar Hevia y otros directores, en la materialización de Mafrisur. En tanto, Soprole y Nestlé anunciaban obras por 50 millones de dólares para la torre de secado más grande de Sudamérica, en el caso del primero y la más moderna planta de procesamiento en el caso de la segunda. En las obras públicas, los puentes San Pedro y Chauracahuin ya estaban caminando, al igual que el Hospital Base, todas ellas obras lideradas por un equipo municipal, por sus concejales y ministerios. ­

Obras como el Parque Cuarto Centenario, Bellavista, enmarcadas dentro del Osorno Ciudad Parque, y avenida Julio Buschmann y el puente Portales, con avenida Portales incluida, estaban en su fase final para su pronta ejecución. Eso habla de una Secplan eficiente y con sentido de futuro con letras mayúsculas.

En lo deportivo, Osorno venía de ser campeón en Dimayor, en enero de 2007 y de Primera B  del fútbol, ese mismo año. Equipos como Colo Colo y la Universidad de Chile hacían sus pretemporadas en la ciudad, con un enorme despliegue mediático que le daba renombre a Osorno, gracias a que trabajábamos codo a codo con nuestras instituciones y por ello pudimos hacer una exitosa Copa Osorno con la presencia de la UC, Colo Colo, la U y Unión Española, trasmitida por el CDF. Todo ello se pudo hacer, porque invertimos en infraestructura que cambió el deporte: las canchas sintéticas del Parque Schott y el Allaire; y el albergue de la Villa Olímpica, en el marco de un plan maestro que está detenido hace exactamente ocho años.

Jamás se me ocurriría decir que todo eso se logró porque hice lo que quise sin dialogar, porque fue todo lo contrario.

Ese y no otro, era el Osorno que recibió el actual alcalde y no lo recibió de mí: lo recibió de todos, porque un alcalde debe recordar su paso por el Consistorial como un privilegio que entregan los conciudadanos para liderar, que no es sinónimo de reinar, como él cree.

Los proyectos de ensanche de Rodríguez y Mackenna estaban encaminados: en el caso de la primera se habían pagado ordenadamente las expropiaciones para poder hacer los trabajos de una sola vez. Todo esto fue posible gracias  a la priorización que hicimos como municipio, con los concejales y nuestra Secplan, junto a Sectra en 2002, porque la ciudad se proyecta a largo plazo y con todos.

Lo de René Soriano raya en una muy penosa ignorancia. Le voy a responder con las palabras del prestigioso paisajista chileno Fernando Gatica “…no sabemos la riqueza de nuestro patrimonio de suelo, agua, sol, etc.. y por eso no apreciamos los árboles que son medidos por la gente en metros de leña. La ciudad podría contar con la avenida más hermosa de Chile en René Soriano, pero no se ve la decisión que hubo cuando Praguer pudo rediseñar la plaza o proyectar la hermosa avenida Mackenna”. ¿A qué decisión se refería Fernando Gatica? A privilegiar sobre todo los árboles y el espacio que de manera inconsulta y desantendiendo el legado de Oscar Praguer (¿sabrá quién es?) reemplazó por caseititas, piletitas y otras cosas que le llenan de un inexplicable orgullo.

En lo más banal, se adueña también del Festival de la Leche y la Carne, un proyecto de Honorio Ruiz que fue presentado al Concejo Municipal a instancias de Víctor Bravo por allá por 2006 y que asumimos con mucho entusiasmo, lanzándolo en Santiago en alianza con el Diario La Cuarta. Al 2008, ya era considerado el cuarto Festival más importante del país y lo habían animado Leo Caprile, José Alfredo Fuentes, Rocío Marengo, entre otros.

Osorno ya sonaba fuerte en todas partes cuando Jaime Bertin asumió, principalmente gracias al deporte profesional, al que sin remordimiento le dio vuelta la espalda. El tetracampeón Provincial Osorno de Dimayor, el mismo que nos representó en torneos Sudamericanos, murió en el amanecer de su mandato, al igual que Provincial Osorno fútbol. No fue casual. Se farreó las más potentes herramientas de márketing que tenía la ciudad. Y no me salgan con que eso favoreció al deporte amateur: La centenaria Asociación de Fútbol de Osorno también colapsó durante su gestión. Y para qué insistir en el punto: la nula inversión en Villa Olímpica ha afectado a todas las demás disciplinas deportivas.

No puedo dejar de mencionar lo siguiente: en 1992, había en Osorno 27 campamentos. Jaime Bertin recibió la ciudad sin ninguno y con alto empleo por las diversas obras en ejecución, gracias al trabajo de todos. También fuimos pioneros como ciudad, en un  trabajo estrecho con el ex gobernador Julián Goñi, en la articulación del Programa de Pavimentación Participativa.

Al asumir, gracias a las alianzas público privadas que habíamos generado, le dejamos sobre su escritorio al nuevo alcalde una propuesta concreta para construir estacionamientos subterráneos, la que desechó, condenando a Osorno a la congestión que sufre hasta hoy.

Pero vamos ahora al presente. No es natural, que una obra relevante como el relleno sanitario, que tenía que estar lista a inicios de este año, cuando ya se han pagado más de 3 mil millones de pesos, esté detenida, con reclamos vigentes por el proceso de licitación y sin claridad acerca de las razones por las cuales no se le cobran multas por atrasos a la empresa adjudicataria. ¿No será que este nuevo estudio que se está realizando será la razón perfecta para justificar el no cobro de multas?

No es natural, tampoco, que se proyecte un estudio para utilizar el antiguo puente San Pedro con una feria encima, cuando existen informes técnicos de hace más de 10 años que certifican que las bases están socavadas, razón por la cual hubo que hacer un nuevo puente.

Y si ahora resulta que sí se puede utilizar, gracias a un milagro ejecutado por nuestro mesías… ¿no será mejor reabrirlo al tránsito peatonal?

Espero que Osorno recobre pronto el control de su pasado, para que pueda proyectarse de nuevo al futuro.

Deseo que Osorno recobre el espíritu de colaboración en su Concejo, para proyectarnos sin afanes personalistas.

Mauricio Saint-Jean Astudillo

Alias “Este Caballero”

Comenta!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here