Fertilizantes y bioestimulantes: soluciones institucionales

Por Christian Arntz Mac-Evoy
Presidente Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G.

Creemos que esta es la forma institucional de abordar mejoras para sectores específicos de nuestro país.

Fue el 23 de junio de 2016 cuando la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G., denunció cifras alarmantes dentro del informe técnico de INIA sobre calidad de fertilizantes fosfatados en Chile, insumo clave para la actividad agrícola, razón por lo cual llamó a sus asociados a estar en alerta, al tiempo que encargó el inicio de una serie de estudios independientes para confirmar los resultados entregados por la institución estatal.

Rápidamente las autoridades reaccionaron y ese mismo año, por una amplia mayoría de 99 votos a favor y sólo cuatro abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó la resolución que buscaba dotar al país de una nueva normativa para la importación y rotulado de fertilizantes.

Como gremio planteamos desde un inicio la necesidad de entender que se debe regular no sólo a los componentes fundamentales de los fertilizantes, sino que también otras características de mucha importancia, como es la capacidad de solubilidad de los productos, todo lo cual debe ir correctamente rotulado en los envases, de tal manera que el agricultor tenga certeza absoluta.

Este 20 de abril de 2021, por unanimidad, el Senado respaldó en particular el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que establece normas sobre composición, etiquetado y comercialización de los fertilizantes y bioestimulantes, incluido esto último luego de varias enmiendas durante el tiempo que duró la tramitación.

Entre los aspectos abordados por el proyecto que ahora será analizado por la Cámara de Diputados en tercer trámite Constitucional, donde seguirá siendo perfeccionado, están la definición de diversos conceptos para precisar el ámbito tratado en la presente iniciativa legal, cuando ellos son mencionados en ella; así se señala, entre otros, los Bioestimulante; Fertilizante; y Etiqueta.

Entre otras cosas, crea un Registro Único Nacional, administrado por el SAG, en el cual deberán inscribirse los fabricantes, formuladores, productores, comercializadores, envasadores, importadores y exportadores de fertilizantes y bioestimulantes, y aquellas personas que en el ejercicio de su actividad los utilicen para fines distintos al uso agrícola.

Creemos que esta es la forma institucional de abordar mejoras para sectores específicos de nuestro país y estamos absolutamente convencidos de que cuando hay disposición, se pueden alcanzar acuerdos que apunten al bien común.

Comenta!