Gobierno da cuatro semanas a clínicas para duplicar sus camas UCI

De aquí al 15 de junio los prestadores de salud privados de alta complejidad deberán haber duplicado la disponibilidad de camas con ventilación mecánica, y en caso de incumplir, deberán atenerse a las sanciones del Código Sanitario o a las disposiciones del Código Penal.

Así lo establece una resolución emanada durante este lunes desde el Ministerio de Salud y que implica una carrera contra el tiempo para las clínicas para aumentar la capacidad de atención en medio de la demanda hospitalaria por el Covid-19.

Y es que a pesar de las medidas adoptadas por algunos centros de salud en particular sobre anexión o reconversión a camas complejas, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, explica que “mientras la red pública ha crecido 100%, la red privada 10%. No han hecho las conversiones, el reclutamiento de respiradores, el uso de recuperación, uso de máquinas de anestesia, donde tienen un espacio importante para aportar”.

Precisamente el documento apunta a que esta expansión deberá ser en base a “la conversión de máquinas de anestesia, uso dual de respiradores, conversión de respiradores de uso habitualmente pediátrico y otros que las sociedades de anestesiología o medicina intensiva puedan agregar”.

Sin embargo, el 15 de junio no es el único plazo. Según dispone la resolución, al 24 de mayo, es decir, este domingo, debe haber un avance de un 20% de la disponibilidad de nuevas camas. Esto significa incrementar en más de 600 el número de camas en un mes y en más de 130 a este domingo.

El documento también advierte que el incumplimiento de tales disposiciones “serán fiscalizadas y sancionadas según lo dispuesto en el Libro X del Código Sanitario, así como en lo dispuesto en el Código Penal, cuando corresponda”.

Estas dos semanas serán críticas. Esa es la opinión unánime de autoridades y expertos, que prevén un alza importante de las hospitalizaciones producto del reciente incremento de los contagios.

Y el estrés de la red sanitaria ya es patente. El domingo, mientras el Presidente Sebastián Piñera preparaba su cadena nacional, quedaban disponibles solo 63 de las 1.019 camas UCI que hay la Región Metropolitana, la mayor demanda registrada hasta ahora, según la encuesta de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva (Sochimi).

La situación más compleja se vivió en el Servicio Metropolitano Suroriente, que administra a los hospitales Sótero del Río y Padre Hurtado, donde esa tarde quedaban libres solo dos de las 134 camas críticas. Con 99% de ocupación, se llegó al borde del colapso.

A nivel nacional, el reporte indica que en las últimas horas quedaban 348 cupos UCI vacantes (81% de ocupación), mientras que 867 personas estaban conectadas a ventiladores mecánicos, 77 más que el día previo, lo que también marca un récord.

Las cifras de uso de camas son coincidentes con las que entregó ayer el gobierno. El subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, informó que en la última semana ingresaron 70 personas a la UCI, pese a lo cual “hemos podido mantener este nivel de ocupación aumentando la cantidad de camas, sobre todo en los hospitales públicos del país”.

De hecho, según el Minisal, entre febrero y ayer las camas UCI de adultos pasaron de 1.229 a 1.865, lo que configura un alza de 34%, pero que avanza más lento que la demanda por su uso, debido a que algunos pacientes permanecen tres y más semanas hospitalizados. En el caso de los ventiladores, de 2.130 en el país, había ayer 526 vacantes.

Según el informe de la Sochimi, la relación de personas que dejan de usar este soporte versus los paciente que lo requieren, está dejando un margen muy estrecho: diariamente alrededor de 60 pacientes son intubados y 50 dejan de usar un respirador.

Con estas cifras, el urgenciólogo y director Escuela de Medicina de la U. San Sebastián, Franco Utili, dice que la red “está al borde del colapso, con los servicios de urgencia sobrepasados,y pocas posibilidades de ampliar la capacidad”.

Gestión en red

La mayor presión sobre la red ha obligado al ministerio a reforzar su “plan de mitigación” o gestión en red de la crisis sanitaria: cerca de 700 pacientes de todo el país han sido trasladados a otros recintos asistenciales, dentro y fuera de Santiago, para descomprimir sus hospitales de origen y asegurar los tratamientos de pacientes críticos por coronavirus. Ese fue el caso de tres enfermos que el fin de semana fueron derivados desde Santiago a Concepción, a través de un avión “Hércules” de la Fach. Y según cuentan en el Minsal, los traslados de enfermos a regiones han enviado a personas entre Ovalle y La Araucanía, vía aérea y terrestre.

Otro recurso que ha disponibilizado el Minsal en los últimos días para dar abasto y paliar la alta demanda, son las unidades de paciente crítico pediátricas. Según el informe de la rama intensivista de la Sociedad Chilena de Pediatría, el 16% de la capacidad ya está utilizada por pacientes adultos, mientras que a nivel nacional esta cifra corresponde a un 10%.

Se trata de una red que, en total, aporta 340 camas pediátricas de cuidados intermedios y 258 intensivas. Así, en la capital, cerca del 60% de los cupos intensivos de niños está disponible.

A la fecha, siete pacientes adultos han egresado de esa unidad, seis de los cuales corresponden a casos de Covid-19, mientras que un octavo falleció. En tanto, 25 pacientes no Covid-19 han sido derivados a estas unidad por copamiento.

Este movimiento de la red también ha implicado reordenamiento de recursos humanos en los centros de salud de los servicios pediátricos a las unidades de adulto: un 19,0% de los traspasos corresponde a enfermeras y le siguen los kinesiólogos intensivos, con un 8,6%.

Según el Minsal, la factibilidad de que un paciente adulto pueda ocupar una cama intensiva y su ventilador correspondiente está relacionada con el peso, que no puede sobrepasar los 60 kilos, a propósito de la capacidad propia de un respirador pediátrico.

100 días de alerta

Ayer se cumplieron 100 días de vigencia de la alerta sanitaria que decretó Salud, el 8 de febrero, por el Covid-19. En esa fecha, el virus sumaba 724 muertos y 34.886 contagiados en 25 países. Y ayer, la infección dejaba 318 mil muertos y 4,7 millones de contagios en casi todas las naciones del planeta.

Con 478 fallecidos y 46.059 enfermos, Chile exhibe una tasa de contagios similar a Panamá y mayor que la de Francia y Rusia. Y hasta el 12 de mayo, había 884 trabajadores de la salud contagiados.

¿Qué viene en los próximos 100 días? El secretario general del Colegio Médico, José Miguel Bernucci, dice que “nos esperan dos o tres semanas bastante complicadas por el colapso de las urgencias, y posterior a eso vendrá un período donde los casos disminuyan, pero tendremos que convivir con el virus”.

El integrante del Consejo Asesor Covid-19 Miguel O’Ryan, añade que en los próximos meses “entrarán otros virus respiratorios en circulación que también estresarán al sistema, pero esperaría que en agosto (cuando se cumplan 200 días de la alerta sanitaria) el coronavirus esté más bajo, y que en septiembre la situación esté controlada”.

Pero Franco Utili recuerda que otros países, como Corea del Sur, han tenido nuevos rebrotes. “Eso está afectando a sectores más frágiles, donde la posibilidad de distancia física es menor, y continuará pasando más allá de agosto”, plantea.

Fuente: La Tercera

Comenta!