Jorge Luchsinger Mackay califica de “podrido” sistema judicial

356

Jorge Luchsinger Mackay, hijo del matrimonio compuesto por Werner Luchsinger y Vivianne Mackay, muertos en la madrugada del 4 de enero de 2013 en un incendio con carácter intencional que afectó a su vivienda en Vilcún, se refirió a la decisión de la Tribunal Oral en Lo Penal de absolver a los 11 imputados por la muerte de sus padres.

El dictamen del Tribunal Oral de Temuco, luego de 4 años y dos meses de investigación, fue comunicado por el juez Ignacio Rau, quien dio a conocer el veredicto de absolución de los 11 comuneros, acusados del delito de incendio terrorista con resultado de muerte. Lo anterior luego que las 263 pruebas aportada por los acusadores resultaran insuficientes para demostrar el carácter terrorista del ilícito, fallo que a juicio de Jorge Luchsinger no les tomó por sorpresa.

 

Los hijos del matrimonio fallecido recordaron a la población y al mundo político en general, que esto no es un problema de esta índole y que la intervención de ellos no hace más que interrumpir un proceso netamente judicial que crea pugnas como por ejemplo, si el caso es calificado como terrorista o no, lo que corresponde exclusivamente a fiscalía.

Otra de las críticas que planteó luego de conocido públicamente el fallo, fue la falta de recursos que tienen las policías para desarrollar un buen trabajo investigativo y en la reunión de pruebas determinantes a la hora de atender un caso y responder así a los altos niveles de exigencia impuestos por tribunales, si eso no se mejora el sistema seguirá siendo un fracaso, dijo Jorge Luchsinger.

 

El hijo del matrimonio Luchsinger Mackay señaló que por el momento están a la espera del fallo escrito para conocer en detalle los razonamientos que llevaron al veredicto, y en base a eso, definir si solicitarán la nulidad del juicio que dejó en libertad a los 11 comuneros imputados, indicando que “este sistema huele a podrido, por tal no sabemos como familia si queremos continuar con el proceso”, finalizó Jorge Andrés Luchsinger Mackay.

Commentarios

commentarios