La Roja arrancó las clasificatorias con una controversial y amarga derrota ante Uruguay

La selección chilena batalló pero no pudo y sufrió una amarga y controversial derrota por 2-1 ante Uruguay en Montevideo, en el inicio de las Clasificatorias rumbo a Qatar 2022, en un partido que estuvo marcado por los polémicos cobros arbitrales del paraguayo Eber Aquino que perjudicaron a La Roja.

El desarrollo del primer tiempo fue parejo. El equipo dirigido por Reinaldo Rueda intentó tomar la posesión y se aproximó al área uruguaya, pero falló en su estrategia, ya que buscó muchas veces con centros por alto, los cuales fueron dominados por la alta defensa local.

También careció de profundidad y solo tuvo una llegada de peligro, en los primeros minutos, con un remate de Alexis Sánchez que fue contenido por el portero Martín Campaña.

Alexis, el mejor de la cancha junto a Arturo Vidal, trató de filtrar pases y meter habilitaciones como las que suele hacer en Inter de Milán, pero no tuvo la precisión, en parte por la férrea marca de la potente dupla de Diego Godín y Sebastián Coates.

Los uruguayos, en tanto, tampoco tenían profundidad y solo asustaron con un derechazo de Federico Valverde que se estrelló en el palo.

Sin embargo, de forma inesperada llegó la apertura de la cuenta. Sebastián Vegas se barrió para despejar un centro en el área, y tras el reclamo de los uruguayos, por una supuesta mano, el árbitro paraguayo Eber Aquino revisó en el VAR y decidió cobrar penal. Luis Suárez, histórico de la Celeste, anotó el 1-0.

En el segundo tiempo, el guión fue similar. Alta presión en la lucha por el balón en mediocampo, sin llegadas de peligro en las áreas y con los porteros como espectadores privilegiados.

Chile insistió, con empuje, y logró romper el muro uruguayo, tras combinación de Vargas, Aránguiz y Alexis, con éste último sacando un remate cruzado dentro del área para lograr el empate 1-1 (54′).

En la recta final, parecía que el empate era lo más justo, y para Chile era positivo, considerando el historial en tierras uruguayas.

No obstante, el árbitro Aquino tomó un protagonismo que no le correspondía y empezó a favorecer a Uruguay con los cobros, sin considerar faltas evidentes contra Alexis.

La desazón mayor fue una evidente mano uruguaya en el área, tras un centro de Víctor Dávila. La repetición fue clara (y recordó la mano de Ronald Fuentes en Francia 1998). Pero Áquino desató la furia de La Roja al no validar la falta penal.

Minutos después, llegó el golpe uruguayo. Maxi Gómez recibió un balón tras un mal rechazo de Francisco Sierralta, la controló con el brazo, y sacó un derechazo inatajable para Gabriel Arias en los descuentos (90+2′).

Nuevamente los chilenos reclamaron una posible mano, buscando algo de justicia en final. Pero no la encontraron. El chequeo del VAR fue favorable siempre para Uruguay.

El próximo desafío de Chile será la próxima semana, el martes 13 de octubre, ante Colombia en el Estadio Nacional.

Fuente: Al Aire Libre

 

Comenta!