Las voces, hipótesis y acciones que han surgido tras secuestro de militar venezolano

73

Como un presunto secuestro se conoció -en primera instancia- el hecho que afecta a Ronald Ojeda Moreno (32), teniente en retiro del Ejército venezolano que se encontraba en Chile -en calidad de refugiado político-, desde diciembre del año pasado. Horas después, el Gobierno lo confirmó como tal.

“Lo primero que quiero informar es que efectivamente hubo un secuestro de un ciudadano venezolano durante la madrugada, como ya creo es de conocimiento público, en la comuna de Independencia”, dijo el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve.

Entre que se conoció el hecho y fue ratificada la información, surgieron diversas hipótesis. Disidentes y opositores venezolanos, por ejemplo, apuntaron directamente al régimen de Nicolás Maduro y a su cuerpo de Inteligencia de estar detrás del secuestro.

Iván Simonovis, investigador criminal y ex preso político venezolano, fue el primero en denunciar la desaparición de Ojeda Moreno y señaló a través de su cuenta de X que “en una incursión ilegal Alexander Granko planifica el secuestro de un oficial venezolano en Chile. La madrugada de hoy funcionarios del DGCIM (Dirección General de Contrainteligencia Militar) se hicieron pasar por funcionarios de Inmigración de Chile y secuestraron al Tte. Ronald Ojeda Moreno. Se desconoce su paradero”.

A él se sumó Emanuel Figueroa, activista y también opositor a Maduro. “Régimen tiránico secuestra al Tte. Ronald Ojeda Moreno en su residencia en Chile. Se presume que cuerpos de DGCIM se hicieron pasar por inmigración para llevárselo de su residencia. Ya no solo secuestran inocentes en Venezuela, también en el exterior”, señaló en redes sociales.

En la misma línea se manifestó Tamara Suju, activista y abogada defensora de los derechos humanos. “En la madrugada de hoy fue secuestrado el Tte. Ronald Ojeda Moreno en su residencia en Chile, por un comando armado disfrazado de policía de inmigración cuya verdadera identidad se presume es al DGCIM en Venezuela”, afirmó.

Tras lo anterior, Monsalve aseguró que “el Gobierno se hace cargo de todas las hipótesis posibles” y “en ese contexto durante la mañana (del 21 de febrero) el Gobierno ha pedido a las policías que refuercen los controles fronterizos, tanto a Carabineros como a la PDI. También se ha solicitado levantar una alerta de Interpol, cuestión que ya se ha hecho, y en tercer lugar se ha pedido a través del Ministerio de Defensa reforzar los controles en las fronteras, en este caso a la Policía Marítima en los puertos, la DGAC en los aeropuertos y a los jefes de áreas fronterizas a partir del despliegue de las Fuerzas Armadas en el norte”, puntualizó.

Luego de ello también surgieron distintas voces. El senador y titular de la comisión de Relaciones Exteriores y Derechos Humanos, Francisco Chahuán (RN), reconoció en conversación con Tele13 Radio que bajo la condición de refugiado político, deberían adoptarse resguardos sobre la persona: “Por lo menos alguna supervisión sí, a mi juicio, porque era entendido que era un tipo en una condición de refugiado. A lo menos monitoreo de esa condición”.

Quien también se refirió fue el ex ministro de Defensa, Mario Desbordes. En diálogo con Radio Pauta calificó la situación como “confusa” e indicó que “a la comunidad venezolana le está empezando a pasar seguido, porque el delito que más ha aumentado es el de secuestro extorsivo”. “He leído harta declaración y harto comentario, pero poniendo la pelota al piso, si fuera así, que el régimen de Maduro tiene algo que ver, es muy grave y habría que tomar medidas severas con la relación que tenemos con la relación que tenemos con Maduro”, remarcó.

El Gobierno -que mantuvo algunas reuniones en la semana con diversas autoridades a fin de evaluar los antecedentes y actualizar las medidas de apoyo para la labor investigativa de la fiscalía- informó, por su parte, que no se ha puesto en contacto con el régimen de Maduro. Ahora bien, el subsecretario Monsalve expuso que la administración del presidente Gabriel Boric, “como en otros casos, delitos graves, como ustedes saben en materia de homicidios, también en materia de secuestros, ha decidido querellarse”.

Por otro lado, está la solicitud del partido de la excongresista María Corina Machado en Chile. En concreto, la representación en Chile de Vente Venezuela hizo un llamado a las autoridades nacionales a “garantizar la seguridad” de los venezolanos en el país, luego del secuestro del ex militar Ojeda.

“Hacemos un llamado al Gobierno de Chile a garantizar la seguridad de los compatriotas venezolanos en estatus migratorio de refugiados y asilados en Chile, ante la preocupación de sus familiares por recientes hechos”, afirmó la colectividad en un comunicado.

Agregó que “al mismo tiempo repudiamos la violencia y persecución política a la comunidad venezolana venga de donde venga” y “exhortamos al Ministerio del Interior, a la Fiscalía General y a los cuerpos de seguridad del Estado chileno a dar celeridad en las investigaciones para transparentar dicho caso, y dar con el paradero del ex oficial”.

Quien también abordó la situación y generó cuestionamientos de parlamentarios chilenos, fue el diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, que descartó el jueves la teoría de que el régimen de Nicolás Maduro estaría detrás del secuestro.

En su programa “Con el mazo dando”, Cabello -que es considerado el “número dos” del chavismo- ironizó con esa hipótesis y cuestionó al detective criminalista Iván Simonovis: “Por ahí anda una versión que descubrió Simonovis (…) Él dice que, escuchen estas historias, que un comando de la DGCIM (Dirección General de Contrainteligencia Militar de Venezuela) fue a Chile -saquen la cuenta cuántos kilómetros hay de aquí a Santiago de Chile-, secuestraron a un tipo allá y se lo trajeron de Chile para acá. Y pasaron por todos los países que había que pasar hasta aquí y nadie se enteró”, acotó.

“Es que nosotros somos unos campeones. Si nosotros podemos hacer eso, ¿quién nos para en este mundo? (…) 5.200 kilómetros y lo trajimos atravesando no sé cuántos países, cordilleras”, complementó Cabello, entre risas.

El diputado Luis Malla (PL) reaccionó ante las declaraciones expresando que “las dictaduras funcionan así, ningún estado democrático enviaría a un vocero a dárselas de bufón con un tema tan delicado. Más bien los gobiernos democráticos estarían aportando en la investigación y poniéndose a disposición del país que se ha visto afectado por este secuestro”.

“Del régimen de Maduro no se puede esperar que estén a la altura de esta o de otras situaciones graves. No sé si hay un país en Sudamérica que tenga buenas relaciones con Venezuela, el régimen ha destruido no sólo a su país sino también la normalidad, tranquilidad y seguridad de otros países. Nuestro Gobierno ha intentado llevar una relación viable con Venezuela, incluso hay un embajador instalado allá, cada avance se agradece, pero creo que es momento de cerrar la puerta y las ventanas a Venezuela”, puntualizó.

A 72 horas del secuestro de Ojeda, otro ex militar venezolano se acercó a Carabineros para solicitar ayuda por temor a que le pase algo. La ministra del Interior, Carolina Tohá, confirmó aquello señalando que “efectivamente hay una segunda persona que solicitó, digamos, apoyo porque se sentía insegura. No es que haya tenido algún incidente concreto, pero tiene temor”. Además, precisó que “eso es algo que el Gobierno comprende y que va, por supuesto, todas las personas que estén en esa condición y expresen esta preocupación van a recibir apoyo con todas las herramientas distintas que existen en estas circunstancias”.

El Ministerio Público y detectives de la PDI desarrollan diligencias en torno al secuestro de Ojeda quien, la madrugada del miércoles, fue raptado desde su departamento, en la comuna de Independencia, por cuatro hombres caracterizados como funcionarios de la policía civil.

La investigación ha determinado, hasta ahora, que no podría hablarse de una modalidad extorsiva toda vez que no se ha pedido rescate a la familia. Tampoco hay indicios de que Ojeda Moreno tuviera deudas con prestamistas informales.

El ex militar tenía un trabajo estable en el rubro de la seguridad, en una oficina, no como guardia, según han afirmado conocedores de las pesquisas. Uno de los conceptos que se ha manejado es el de un “secuestro atípico”.

De acuerdo con información de El Mercurio, una de las últimas diligencias se centra en la verificación del recorrido de más de 10 vehículos que circularon la madrugada del miércoles por la autopista Costanera Norte a la altura de la comuna de Renca, donde fue hallado un automóvil Nissan Versa, el que habría sido utilizado en el secuestro de Ojeda Moreno, dado que en su interior se encontraron vestimentas y otros elementos de la PDI falsos.

Un antecedente también dio cuenta que el teniente en retiro “vestía solo ropa interior al momento de ser secuestrado desde su domicilio”.

Comenta!