PDI alerta sobre desapariciones de menores en verano: Hubo 716 denuncias en enero y febrero de 2019

37

Enero y febrero son meses de especial alerta para los detectives de la Brigada de Ubicacion de Personas (Briup). Y es que en la época estival se constata un especial aumento en las denuncias por presunta desgracia respecto aquellos que aún no cumplen la mayoría de edad, especialmente en adolescentes.

Tan solo entre enero y febrero del 2019, la policía recibió 716 casos de niños, niñas y adolescentes extraviados, principalmente en las regiones Metropolitana (188), del Maule (110) y de Valparaíso (101).

La cifra, implica un promedio de 12 denuncias diarias. «Al no contar obligaciones estudiantiles, tener mala comunicación con sus padres, no solo por no tener permiso para ir a la playa, se constata un aumento en este tramo etario», explicó el subprefecto jefe de la Briup, Manuel Fuentes. Señaló también que el porcentaje de efectividad en estos casos -es decir encontrar a la persona, con o si vida- es de casi el 94%: «Una vez comenzada la investigación, se constata que fue un abandono voluntario en la mayoría. El grueso de los menores es encontrado durante las primeras diligencias, y incluso antes de iniciarlas, ya que hay denuncias que ingresan primero a Carabineros y luego la fiscalía nos ordena investigarlas». Entre las diligencias realizadas se encuentra el establecer la existencia de un círculo cercano, amistades, adicciones, problemas psicológicos, deserción escolar, acceso a tarjetas bancarias, además de consultas a fuentes de información abierta.

Sin bien el policía destaca la importancia de que los padres o tutores legales tengan comunicación con los menores, sabiendo así quienes son sus amigos o cuáles son sus redes sociales, no se debe dar por sentado que aquello que explican los adultos es verdad. «Hay experiencias que dicen que no siempre nos podemos quedar con lo que dicen los denunciantes.

No todos van a reconocer que el menor se va porque ellos son violentos, y no entregarán toda la información. Eso se sabe con el transcurso de la indagatoria», acotó Fuentes. Ya encontrado el menor de edad, la PDI evalúa si no hay una situación de vulnerabilidad en el hogar, pudiendo entregar al niño o adolescente a sus padres o tutores. De lo contrario, de coordina con los Tribunales de Familia.

En ambos casos también se entregan los antecedentes al Ministerio Público. Pese a la alta tasa de efectividad, no siempre el hallazgo de la persona es satisfactorio. En menor porcentaje, zanjó Fuentes, se hallan casos de quienes han sido víctima de algún delito, sufrido algún accidente o se suicidaron.

Fuente: Emol

Comenta!