Se siguen sumando comunas a recesos escolares en julio: Mineduc aclara que municipios tienen flexibilidad

Luego de que Maipú anunciara ayer un receso escolar de dos semanas para los 26 colegios que administra el municipio, este domingo nuevas comunas se han ido sumando a la iniciativa. Es el caso, por ejemplo, de Independencia y Las Condes, cuyos alcaldes también informaron sus propias pausas educativas, dado el estrés y agotamiento que – según acusan- se encuentran sus comunidades escolares.

En Independencia el receso se extenderá por una semana, entre el lunes 20 y el viernes 24 de julio. En tanto, en Las Condes la pausa se dividirá en dos: una semana en julio y otra semana en septiembre.

No obstante, desde el Colegio de Profesores aseguran que el listado es mucho mayor y que ya hay cerca de 50 municipios que han tomado la decisión de congelar las clases por algunos días de julio, como Calbuco, Coronel y Puerto Montt. Es por eso que desde el Magisterio hacen un llamado al Ministerio de Educación (Mineduc) a declarar un receso oficial, pese a que en abril ya se decretaron dos semanas de vacaciones de invierno.

“La necesidad de contar con un receso pedagógico en el mes de julio es una necesidad real. Acá ha habido un trabajo muy exigente al que han estado sometido todas las comunidades escolares”, sostiene Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores. Según señala, “hay una condición en el país de alto estrés y el formato de trabajo a distancia ha sido extremadamente exigente. Nosotros como profesoras y profesores estamos trabajando el doble o el triple de lo habitual, no se para en todo el día, varias clases por formato audiovisual es muy agotador (…) por lo tanto es absolutamente necesario”. Mineduc aclara que hay “flexibilidad”

En respuesta a esta solicitud, desde el Mineduc se divulgó un instructivo a través de la división de Educación General en que se indica que existe espacio para que cada comunidad escolar reacomode sus actividades a causa del carácter excepcional de la pandemia, independiente de las vacaciones de invierno que se tomaron en abril.

En el documento se recalca que “dentro de un marco flexible”, las comunidades “pueden adecuar sus actividaes a las necesidades de los estudiantes durante el período de cuarentena y suspensión de clases presenciales”.

Al respecto, el ministro Raúl Figueroa reconoció que las clases a distancia han significado un desafío para docentes, alumnos y familias, que han debido adaptarse a una serie de cambios.

“En ese contexto, desde el Ministerio de Educación y en el ámbito de una amplia flexibilidad, le hemos señalado a los establecimientos educacionales que pueden modificar sus actividades, adecuándolas a las necesidades de sus comunidades educativas y a las características de sus proyectos en el marco de las condiciones difíciles que el país está viviendo”, afirma Figueroa.

Asimismo, explica que también se pueden realizar otras actividades, como ejercicios “de contención emocional tanto para docentes como para alumnos, de planificación o de reflexión, entre otras que permitan combinar la importancia de seguir aprendiendo y de adecuarse a la realidad que hoy día el país vive”.

Comenta!