SMA sanciona al relleno La Laja e inicia similar proceso contra Curaco

Inversión estatal de 10.000 millones de pesos inaugurada en 2016 en la comuna de Puerto Varas para dar solución sanitaria a nueve comunas no pudo resolver las fallas detectadas en su operación, misma situación que este 24 de septiembre fue notificado al vertedero Curaco de Osorno.

Uno es nuevo y fue presentado como la solución al problema de la basura de nueve comunas de la provincia de Llanquihue, gracias a una inversión estatal de $10.000 millones de pesos. El otro, terminó su vida útil hace ya varios años, no obstante, ambos comparten una misma realidad: procesos sancionatorios impuestos por la Superintendencia de Medio Ambiente debido a graves fallas en sus procesos.

El relleno La Laja fue inaugurado el 16 de abril de 2016 y se presentó como la obra que haría posible el cierre de nueve vertederos que operaban en precarias condiciones. Se señaló que recibiría cerca de 300 toneladas de basura al día y cuenta con tecnología de punta para el manejo de líquidos percolados, cumpliendo “con creces” las exigencias de la norma chilena. Asimismo, la instalación tiene un completo sistema de tratamiento de basura, con lagunas de aireación, tratamiento físico químico, lagunas de tratamiento biológico y humedales artificiales.

El diseño de “La Laja” considera una vida útil de 20 años, como mínimo, para la disposición de residuos domiciliarios de las 9 comunas de la provincia de Llanquihue: Calbuco, Maullín, Puerto Montt, Puerto Varas, Frutillar, Llanquihue, Cochamó, Los Muermos y Fresia, pero a menos de dos años de funcionamiento, diversas denuncias dieron cuenta de que algo no andaba bien, ordenando en el mes de agosto del año pasado una medida provisional pre-procedimental contra la Ilustre Municipalidad de Puerto Varas, titular del proyecto debido a incumplimientos ambientales detectados tras fiscalizaciones en terreno a su Resolución de Calificación Ambiental.

Siete fueron las medidas que se ordenaron, entre ellas, sellar el colector principal de recolección de lixiviados en el sector del dique al interior de la celda disposición de residuos; la descarga de aguas lluvias a la zanja que conduce al estero s/n; restituir la funcionalidad de sistema de manejo de aguas lluvias. El incumplimiento de varias de estas medidas, dio origen a la sanción de 100 UTA (alrededor de $60 millones) que fue notificada a la Municipalidad de Puerto Varas con fecha 29 de julio de 2018 y se encuentra en proceso de pago. 

En el caso del vertedero Osorno, conocido como Curaco, este fue fiscalizado el 8 de mayo de este año por la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), la cual procedió a notificar con fecha 12 de junio a la Municipalidad de Osorno, titular del recinto regulado por RCA N°438 de 2010, respecto de la adopción de medidas provisionales de tipo correctivo y ordenar monitoreos y análisis debido a los preocupantes hallazgos encontrados.

La SMA detalló que las condiciones de operación del vertedero son de alto riesgo sanitario y ambiental. Entre los hallazgos más importante está el mal manejo operacional que existe al interior del vertedero, así como el mal manejo de los líquidos lixiviados, los que escurren gravitacionalmente hacia un humedal para llegar al estero sin nombre, y posteriormente al estero Curaco, el que que a su vez desemboca en el río Rahue.

Estas condiciones generan abundantes vectores, como moscas y jotes, y se asocia a la generación de malos olores derivados de materia en descomposición, constituyendo un foco de insalubridad para las personas que habitan en las cercanías del vertedero.

Con fecha 24 de septiembre de este año, ante la ausencia de avances, la SMA dio inicio al proceso sancionatorio propiamente tal, quedando pendiente ahora el conocimiento de la sanción asociada.

En la tarde de ayer, el diputado Harry Jürgensen envió un oficio solicitando la entrega de los resultados del sumario que le instruyó realizar la Contraloría General de la República, con el objetivo de establecer las eventuales responsabilidades administrativas por el retraso del plan de cierre del vertedero Curaco, como asimismo de la construcción del relleno sanitario en el mismo sector.

Jürgensen señaló que las obras de ese plan no realizado, tal como lo explicita el informe No498/2016 de la Contraloría, ha generado un enorme riesgo sanitario en la comuna.

¿Y ECOPRIAL?
En el caso de Ecoprial, vertedero industrial que se encuentra en el ojo del huracán por la eventual llegada de los residuos finales del barco Seikogen tras su tratamiento en una planta especializada, cuenta actualmente con un Programa de Cumplimiento en Trámite, tras una fiscalización realizada por la Superintendencia de Medio Ambiente, en 2016 en donde los elementos más importantes a los que debe dar respuestas fueron los siguientes:
– medición del límite máximo de humedad de lodos recibidos -75%- y caracterización de parámetros.
– falta de reporte de los monitoreos semestrales de aguas subterráneas.

Las faltas mencionadas habían ocasionado problemas indesmentibles con los vecinos del sector, los que hicieron crisis en 2016, tal como Radio Sago informó oportunamente en ese entonces .

De acuerdo al Plan de Cumplimiento en Trámite (PCT) presentado ante la autoridad, Ecoprial se encuentra en medio de un trabajo de resolución de las observaciones para evitar la que sería su primera sanción. Las medidas que comprometió, involucran una inversión de más de 450 millones de pesos. Ahora, lo que queda es conocer si la SMA se da por satisfecho con este PCT o da inicio a un proceso sancionatorio como ocurrió con La Laja y el Vertedero de Curaco.

Comenta!