Cementerio General se prepara cavando 1.000 tumbas, mientras recintos en Santiago y regiones se alistan ante eventual mayor demanda de sepulturas

Este jueves Chile alcanzó su mayor cantidad de muertes desde que se inició la pandemia de coronavirus: el boletín diario del Ministerio de Salud informó la muerte de 22 personas, totalizando 368 desde que se desató la pandemia. Lo peor es que los especialistas esperan que la estadística siga aumentando y por ello el país se ha tenido que preparar para el peak de la enfermedad.

Funerarias y cementerios aceleran sus planes y protocolos, que incluyen desde la excavación de nuevas tumbas para el entierro exclusivo para fallecidos por Covid-19, hasta aumentar la seguridad en caso de uno de estos sepelios.

“Como cementerio entendemos la misión histórica que tenemos, que es dar digna sepultura a los habitantes que la necesiten. Nos damos cuenta que estamos en una situación particular, que las pandemias provocan más muertos y por eso hemos querido habilitar más sepulturas nuevas, aproximadamente mil, aunque ojalá no las usemos”, dice a La Tercera Raschid Saud, director del Cementerio General de Santiago.

El funcionario cuenta que hace un mes y medio aproximadamente se están preparando para el periodo más duro de la pandemia y aclara que, al contrario de lo que se ha dicho, ninguna autoridad les ha solicitado tener a disposición más tumbas, “ni por escrito ni verbalmente”. Afirma que las imágenes sobre los trabajos que se realizan en el recinto es la excavación de 1.000 tumbas nuevas que decidieron poner a disposición de la población. Saud también cuenta que no tienen una proyección de cuántas de ellas necesitarán.

En Parque del Recuerdo también se han preparado en sus tres locaciones de la Región Metropolitana. Así lo explica Paulina Jaramillo, gerente de Asuntos Corporativos. “En cuanto a las visitas a nuestros parques, hemos implementado un sistema de agendamiento por cupos y horarios”, dice primeramente.

Detalla que se permiten un máximo de 20 personas por funeral, y para los que son por fallecimiento por Covid-19 solo diez. Los velatorios, en tanto, siguen funcionando, pero con un máximo de 5 asistentes en el lugar de manera simultánea.

Agregan que siguen el protocolo entregado por el ministerio de Salud en relación a los fallecidos por covid-19 que sean sepultados o cinerados en sus parques. “A los cementerios las urnas deben llegar selladas y no deben ser abiertas bajo ninguna circunstancia, ya sea al momento de la sepultación o de la cineración”, señala Jaramillo.

Juan Andrés Fuentealba, gerente general de la Funeraria Hogar de Cristo y vocero de la Mesa de Trabajo de Funerarias, Cementerios y Crematorios por Covid-19, reseña sobre su gremio: “Nos venimos preparando desde prácticamente febrero o marzo, stockeándonos con todo lo necesario”.

A modo de ejemplo, Fuentealba dice sobre su funeraria que aunque tienen un promedio de 500 servicios fúnebres mensuales sin pandemia, en marzo adquirieron 1.500 ataúdes. “Tres veces más nuestra producción”, dice, antes de agregar que han tenido que “gastar muchos recursos en elementos de protección personal, porque vimos en el resto del mundo que los funcionarios de funerarias no se cuidaban y se contagiaban”.

Cuenta además que han comprado más de 10.000 mascarillas, casi 5.000 buzos blancos de protección e innumerables elementos de sanitización para las carrozas y limpiapiés para los velorios.

Zonas especiales

Si bien el protocolo de funerales de fallecidos por Covid-19 diseñado por el ministerio de Salud no precisa que los entierros deben ser en zonas especiales, algunos cementerios sí han adoptado esa medida.

“El Cementerio General es bastante grande, tiene 86 hectáreas y podemos tomar lugares apartados. Esas 1.000 nuevas tumbas las estamos haciendo en el patio 134, que no se usa hace 20 años. Hemos podido habilitarlo para esta contingencia”, aporta Saud, el director de dicho lugar.

Al respecto, aunque en Parque del Recuerdo optaron por no referirse a la creación de nuevas tumbas por la contingencia, sí cuentan que a pesar de estar en constante comunicación con las autoridades gubernamentales, “por el momento no hemos recibido ninguna solicitud especial, más allá de las determinadas en el protocolo entregado por el Ministerio de Salud que indica ciertas condiciones sanitarias en todo el proceso”.

En cementerios de provincia también están alistando un posible aumento de demanda de tumbas, y junto con actualizar sus protocolos, también buscan cómo responder ante el posible aumento de peticiones de sepulturas.

En el Cementerio Municipal de Chillán, por ejemplo, cuentan que han hechos cosas importantes para prepararse desde hace algunas semanas, aunque no han visto, por ahora, aumentado el número de entierros. Y así como en la Región del Ñuble, en el Cementerio General de Temuco optaron por cerrar sus puertas hasta nuevo aviso, al igual que en el de Antofagasta.

Comenta!