Claudio Saráh: “Gracias a la leche, gracias Dr. Monckeberg”

Con la presencia del ministro de Agricultura, Antonio Walker y de la representante en Chile de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, Eve Crowley, el Consorcio Lechero reconoció la visión y el impacto histórico del Dr. Fernando Monckeberg, quien unió los lácteos y políticas públicas de salud, las cuales mejoraron la nutrición y bienestar de generaciones de chilenos.
En este marco fue presentado oficialmente el libro “Lácteos: Nutrición y Salud”, publicación que entrega evidencia científica actualizada sobre los beneficios del consumo de lácteos en todas las etapas de la vida.

“Gracias a la leche, gracias Dr. Monckeberg”, fue la frase con la cual Claudio Saráh, presidente del Consorcio Lechero, cerró su homenaje al premio nacional de Medicina y premio nacional de Ciencias, Dr. Fernando Monckeberg Barros.

Con motivo de este homenaje “online” el Doctor Rodrigo Valenzuela presentó el libro “Lácteos: Nutrición y Salud”, editado por el académico e investigador de la Universidad de Chile y apoyado por el programa “Gracias a la Leche” del Consorcio Lechero.

Este libro es una obra que resume el conocimiento actualizado y reciente sobre el rol de los lácteos en la vida humana, basados en la evidencia científica.

El Consorcio Lechero, institución integrada por productores primarios, industria procesadora, centros de investigación y empresas de servicios, destacó al investigador y creador del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, junto a la Corporación para la Nutrición Infantil (CONIN).

El Dr. Fernando Monckeberg Barros, trabajó intensamente por erradicar la desnutrición infantil, impulsó el mejoramiento de la salud pública enlazando el consumo de leche entregada en los consultorios con los programas de control de niño sano, a lo cual se sumó la entrega de leche en los colegios.

“Gracias a la leche, junto al Ministerio de Salud, llevó a Chile a niveles de desnutrición infantil equivalentes a países desarrollados, lo que hizo que los chilenos tuviéramos un despegue en crecimiento y desarrollo. Al mismo tiempo, el sector lácteo del país se sumó a este desafío aumentando la producción y mejorando la cadena de distribución de leche, lo que aseguró su abastecimiento. Esa unión de voluntades significó un despegue sectorial. Por eso es que institucionalmente, desde el Consorcio Lechero rescatamos esa visión para trabajar articulados siempre, con mirada sectorial”, resaltó Claudio Saráh.
“Los chilenos, agregó el ejecutivo, derrotamos la desnutrición gracias a los lácteos. Hoy tenemos la oportunidad de mejorar nuestra salud y, desde el programa “Gracias a la Leche” del Consorcio Lechero, difundiremos los beneficios basados en evidencia científica, que es desde donde debemos hacerlo”.

El ministro de Agricultura, Antonio Walker, tras destacar el aporte nutricional y socioeconómico de la leche, resaltó los cambios y avances obtenidos en Chile en materias de nutrición, salud y desarrollo social, agradeció al Dr. Monckeberg por su rol y participación en este proceso. “Por su tremenda contribucion a ir ayudando a mejorar la alimentación de los niños, niñas y todas las personas que habitamos este país. Tenemos un tremendo desafío en ir hacia esa agricultura sustentable, productora de alimentos saludables que tengan un profundo impacto en lo social y económico de las regiones de Chile”.

La representante adjunta de la FAO, Eve Crowley, resaltó el liderazgo mostrado por Chile al luchar contra la desnutrición basados en los lácteos. Sostuvo que “las dietas saludables variadas, que incluyen proteína de alta calidad biológica y micronutrientes esenciales, son el pilar del desarrollo, no sólo de niños y niñas, si no del país. En este caso, los lácteos pueden contribuir de manera importante a la ingesta necesaria de nutrientes como el calcio, magnesio, selenio, riboflavina, ácido pantoténico”, entre otros. La leche, dijo, representa una contribución social importante en el mundo y Chile, a través de políticas públicas en materia de salud como las impulsadas por el Dr. Monckeberg – a quien calificó como “héroe” -, se logró dejar atrás a la desnutrición y mortalidad infantil. “Es lo que llamamos la revolución blanca y bien lo sabe el doctor. Hoy Chile se enorgullece de tener la prevalencia más baja en desnutrición en la región y retraso del crecimiento, es un ejemplo en el mundo”.

Al agradecer, el Dr. Fernando Monckeberg, reiteró que este logro fue una acción conjunta y que claramente hoy es otro Chile, muy distinto al de hace 50 años. En sus palabras, con mucha humildad, expuso que “fue el fruto del trabajo de muchos investigadores, trabajadores de la salud y el país entero, el esfuerzo ha sido de todos”.

Recordó que Chile era un país pobre, con ingresos per cápita de poco más de un dólar diario, subdesarrollado, con casi el 30% de los niños que nacían ya venían con desnutrición grave. “No creí que iba a vivir lo suficiente como para ver lo que Chile es en este momento”.

El investigador y académico de la Universidad de Chile, Dr. Rodrigo Valenzuela, al presentar “Lácteos: Nutrición y Salud”, obra que presenta evidencia científica contundente del aporte de los lácteos en la vida humana, resaltó la importancia de continuar impulsando el consumo de este alimento, irremplazable en las personas.

Comenta!