Financiamiento de la Pensión Garantizada Universal dio su primer paso en la Cámara

89

La Comisión de Hacienda de la Cámara Baja aprobó este martes el proyecto que detalla las exenciones tributarias que financiarán la Pensión Garantizada Universal, por ocho votos a favor y cuatro abstenciones, todas ellas desde la oposición.

Si bien el diputado socialista Marcelo Schilling optó por aprobar la propuesta del Gobierno, no se plegaron Boris Barrera (PC), Marcelo Díaz (Unir), Cosme Mellado (PR) ni Gabriel Silber (DC), en razón a sus reparos sobre la sustentabilidad del financiamiento, indicó El Mercurio.

Para el ministro de la Segpres, Juan José Ossa, las abstenciones son «más bien una señal positiva que negativa», puesto que están «más cerca de la aprobación que del rechazo» de cara a la jornada de hoy miércoles, ya que el debate en particular se retomará en la instancia desde las 15:00 horas.

Ossa agregó que, al cierre de la sesión de ayer, «quedamos todos con la tarea de conversar en las próximas horas» con el fin de que la Sala revise la iniciativa «a más tardar el día lunes».

EJECUTIVO VALORA PROPUESTAS DE LA OPOSICIÓN

La oposición incluso entregó a los ministros un documento con propuestas tributarias para complementar el financiamiento de la PGU, que entre otras cosas, considera el impuesto al patrimonio.

Si bien el ministro del Trabajo, Patricio Melero, aseveró en El Diario de Cooperativa que esto último «no genera una enorme recaudación», resaltó que «es bueno que la oposición haya bajado sus propuestas».

«Hay eliminaciones de exenciones que hoy día se están proponiendo, hay incorporación de nuevos tributos y hay limitaciones -detalló- el Gobierno va a analizar todos estos elementos, y estamos disponibles a poder mirarlos con toda la atención necesaria, con el objetivo de aprobar esta reforma en enero».

Por otra parte, Melero añadió que «no creo que sea necesario fusionar para avanzar, es algo que perfectamente puede hacerse en forma paralela (…) pero coordinadamente entre ambos proyectos».

Para defender lo planteado hasta ahora, el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, señaló que «al próximo gobierno se le están dejando holguras por prácticamente 7 mil millones de dólares», y dado ese escenario, si la PGU no se aprueba, «lo único que estaría ocurriendo es que a las holguras habría que sumarle 0,5 puntos del PIB por año, es decir, en cuatro años, dos puntos del PIB», o sea, alrededor de 6 mil millones de dólares adicionales.

El responsable de la billetera fiscal afirmó que estos «simplemente serían gastos no asignados» para la próxima administración, que si bien «puede ser legítimo (…) dado lo que hemos visto en la discusión pública, hoy es necesario ocuparlos en pensiones«.

GREMIOS CARGARON CONTRA EXENCIONES

Por otra parte, ante la comisión expuso el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, Antonio Errázuriz, cuestionando que la eliminación del crédito especial del IVA a la construcción «lo único que hace es agravar el déficit de vivienda en el país y va aumentar los precios», previendo que los costos de construcción se elevarían hasta en un 12 por ciento.

De acuerdo al líder del gremio, en promedio, el 45 por ciento del total del crédito «se destina a apoyar la adquisición de viviendas que son compradas en todo o parte con algún tipo de subsidio», de manera que «su eliminación impactaría a más de 50 mil hogares anualmente», lo que lo llevó a sugerir subsidios directos a las personas o garantías estatales a la primera vivienda.

En cuanto al posible gravamen a la herencia para los seguros de vida, el presidente de la Asociación de Aseguradores, Mario Gazitúa, sostuvo que no aporta al financiamiento del proyecto, pues «no está cuantificado cuál sería su impacto recaudatorio», abogando por una «discusión más profunda, para no afectar el rol social de los seguros de vida».

El titular del Trabajo replicó en Cooperativa que «hay que ver cómo el Parlamento resuelve el tema de la exención del IVA en la construcción, pero también hay mecanismos en el Estado con los que se puede compensar una mayor tributación«.

A su vez, advirtió que «es evidente que si queremos avanzar en un objetivo mayor, que es financiar mejores pensiones, todos los sectores productivos y personas naturales tenemos que hacer un esfuerzo en esa dirección», pues «no se puede financiar una pensión que cuesta 4 mil millones de dólares sin pensar que esto no va a afectar a ningún sector productivo del país».

Fuente: Cooperativa.cl

Comenta!