Un patético Colo Colo es goleado y eliminado de la Sudamericana por el colista del Brasileirao

261
Foto: Facebook Colo Colo

Cuando la gente reclama por los precios de las entradas, las pocas comodidades en el estadio, el poco cariño por los socios, a veces parece un mantra muy justificado.

Incluso cuando sus jugadores vayan perdiendo, los hinchas tienen derecho a reclamar, si al final, ellos como pueden pagan su boleto y mínimo es exigir algo de decencia en cancha.

Pues eso en Colo Colo no existió. Cero pundonor. Ningún aspecto valórico se puede rescatar. El actual campeón chileno fue humillado y dominado de punta a cabo por un América de Minas Gerais, que va último en el Brasileirao y más encima, formó un once alternativo para priorizar el torneo local. Y eso bastó para golear por 5 a 1.

Y para más encima, Gustavo Quinteros improvisó una línea de cinco defensores, cuyos laterales, Eric Weimberg y el retornado Óscar Opazo, fueron meras comparsas con una pusilánime actuación.

La apertura de la cuenta llegó temprano, a los 5 minutos. Matheusinho aprovechó las acostumbradas licencias defensivas del Cacique para el 1 a 0.

La tibieza de la escuadra chilena seguía siendo una constante, al borde de la desidia y la sinvergüenzura.

El 2 a 0 fue obra de Gonzalo Mastriani a los 21′ y el tercero, nuevamente de Matheusinho, cinco minutos más tarde.

El complemento fue con la misma letanía alba, digna de un equipo carente de carácter y personalidad, algo que se repite desde hace años en Colo Colo, cuyos jugadores están una burbuja complaciente e injustificada, con cero conexión con el verdadero hincha que sufre.

De todas formas, igual pudieron hacer un descuento, a través de Jhordy Thompson. Un gol más y se iban a penales. Pero, la sangre hace rato que no corre por las venas albas. Pizarro tuvo el 3 a 2 en el epílogo, jugada que tras cartón, fue aprovechada por América para sepultar las ilusiones de los dirigidos por Gustavo Quinteros, que sigue aumentando su deuda en materia internacional.

Y faltaba otro. En los últimos descuentos, un autogol de Alan Saldivia permitió el quinto para los brasileños.

Nuevo papelón de los Albos, que realmente demostraron que el campeonato chileno está en la podredumbre del fútbol sudamericano.

Un desastre. Por donde se le mire. Y como es costumbre, cero autocrítica y muchas frases diciendo “hay que dar vuelta la página”, como si esa fuera la solución.

Comenta!